Martes, 11 de mayo de 2010



Seamos como Esdras

Esdras 7: 6, 10; :15, 21-23; 9:1, 2,4; 10:1-5

 

 

Levántate, porque es tu obligación y nosotros estaremos contigo, esfuérzate y pon mano a la obra.

 

Introducción.

-         Dios había prometido por medio de profecía a Jeremías que el Pueblo regresaría a Jerusalén.

-         Pero, Dios cumplió su promesa moviendo a reyes, judíos como Zorobabel, Esdras o Nehemías, para mover después al pueblo.

-         Zorobabel había regresado con 50.000 personas y había reconstruido el templo y en parte el culto a Dios, pero sesenta años más tarde Dios movió a otro hombre Esdras, para llevar un segundo grupo de judíos. Esdras viajó con 2000 judíos, una cifra más modesta, pero que llegó a impactar a Jerusalén

-         ¿Por qué?

-         Dios utiliza a personas para cambiar cosas. ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

-         Esdras era un escriba, notario o abogado actual. Dios le movió a regresar y el rey le apoyó a pesar de ser pagano.

-         Según Esdras 6 y 10. Esdras era diligente y Dios estaba con él. Esdras se había preparado:

-         Tenía el corazón dispuesto para:

  1. Aprender. 2. Cumplir y 3. Enseñar.

-         Esas eran las cualidades para ser elegido por Dios, no parecen muy espectaculares, pero son las que Dios busca.

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

-         El viernes vi una película sobre una orquesta que se vuelve a unir después de muchos años para dar un concierto. Cada uno era muy diferente y tantos años separados les había convertido en extraños. Se habían olvidado que eran músicos, pero después de muchos problemas, cuando tienen que enfrentarse al concierto, tuvieron que ponerse de acuerdo. Tocar la misma pieza, conseguir la armonía. Lo habían conseguido.

-         Un director les había reunido, pero hubo otros que ayudaron, cada uno con sus talentos, hasta reunir a toda la orquesta.

-         Zorobabel, Esdras, Nehemías, los príncipes, los sacerdotes, el pueblo. Todos tenían que tocar una nueva armonía, pero Dios empezó por unos pocos.

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

  1. 1.     Fe en Dios.

-         Una de las características de Esdras es que tenía una fe incondicional en Dios.

-         En Esdras 8: 15 vemos como el escriba decide partir sin escolta real.

-         Hubiera sido fácil para él pedir una, pero quería demostrar al rey que su Dios era fuerte para protegerlo.

-         El primer impedimento que surge cuando queremos mover un ministerio para Dios es que nos gustaría tener ciertas seguridades del éxito de la empresa.

-         Que desde el principio hubiera un apoyo grande y constante.

-         Pero Esdras eligió el camino más difícil, el de la fe. En el verso 21 dice: Luego, estando cerca del río Ahava, proclamé un ayuno para que nos humilláramos ante nuestro Dios y le pidiéramos que nos acompañara durante el camino, a nosotros, a nuestros hijos y nuestras posesiones.22 En realidad, sentí vergüenza de pedirle al rey que nos enviara un pelotón de caballería para que nos protegiera de los enemigos, ya que le habíamos dicho al rey que la mano de Dios protege a todos los que confían en él, pero que Dios descarga su poder y su ira contra quienes lo abandonan.23 Así que ayunamos y oramos a nuestro Dios pidiéndole su protección, y él nos escuchó.

-         Esdras prefirió las inseguridades del camino, antes de la falsa seguridad y protección que no viene de Dios.

-         Buscó a Dios, esperó a Dios y Dios le ayudó.

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

  1. 2.     Preparados para las malas noticias.

-         La segunda cosa que siempre sucede cuando se pone en camino para hacer algo para Dios, es que llegan las malas noticias.

-         Es como si hubiera siempre gente esperando a que emprendamos un camino para hablarnos de las dificultades.

-         Esdras recibió un gran varapalo en cuanto pisó Jerusalén.

-         Después de todo esto, se me acercaron los jefes y me dijeron: «El pueblo de Israel, incluso los sacerdotes y levitas, no se ha mantenido separado de los pueblos vecinos, sino que practica las costumbres abominables de todos ellos, es decir, de los cananeos, hititas, ferezeos, jebuseos, amonitas, moabitas, egipcios y amorreos.2 De entre las mujeres de esos pueblos han tomado esposas para sí mismos y para sus hijos, mezclando así la raza *santa con la de los pueblos vecinos. Y los primeros en cometer tal infidelidad han sido los jefes y los gobernantes.»

-         Esdras descubrió que su sencilla misión no era tan sencilla.

-         Ejercer un ministerio en la iglesia no es llevar un título, no pertenecer a una casta especial o llevar una carga que no quieres llevar.

-         Ejercer un ministerio es sufrir por las personas que Dios ha puesto a tu cargo. ¿Sufres cuando un miembro de tu ministerio está pasándolo mal o lo recriminas porque no cumplió tus expectativas?

-         Sufres porque fracasó la actividad que organizaste, por que te sentiste fracasado tu o porqué la gente no recibió lo que Dios tenia preparado para ella de parte de Dios.

-         Nuestras motivaciones son importantes. Esdras se lanzó de rodillas y pidió perdón por el pueblo y cuando lo hizo sabes lo que pasó.

-         Entonces, por causa del pecado cometido por los repatriados, se reunieron a mí alrededor todos los que obedecían[a] la palabra de Dios. Y yo seguí angustiado hasta la hora del sacrificio de la tarde.

-         Descubres que no estás solo.

-         Pero por último, empiezas a ver fallos en ti, no sólo en los demás:  «Dios mío, estoy confundido y siento vergüenza de levantar el rostro hacia ti, porque nuestras maldades se han amontonado hasta cubrirnos por completo; nuestra culpa ha llegado hasta el cielo.

-         Si eres líder de cualquier área, la más minúscula, eres tan culpable como aquellos que no hicieron las cosas, porque formas un cuerpo con ellos. La solución y el problema únicamente se resuelve en común.

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

 

 

  1. 3.     Asumiendo la responsabilidad.

-         La tendencia cuando las cosas no marchan bien es siempre la misma. Recrearse en los problemas, incluso bajo la falsa apariencia de humildad o espiritualidad.

-         Yo no sirvo, no estoy suficientemente consagrado, tengo mucho que aprender, lo haré en el futuro, la gente no me entiende, la gente no responde.

-         Lo que sucede en el capítulo 10 es increíble.

-         Dios ya había escuchado a Esdras, pero el seguía llorando delante de Dios. Lloraba tanto que ni se había percatado que una gran multitud le rodeaba.

-         No se daba cuenta que el pueblo lloraba junto a él.

-         Mientras Esdras oraba y hacía esta confesión llorando y postrándose delante del templo de Dios, a su alrededor se reunió una gran *asamblea de hombres, mujeres y niños del pueblo de Israel. Toda la multitud lloraba amargamente.

-         Mira a tu alrededor, muchos esperan a tu lado mientras tu sigues llorando.

-         De hecho la multitud hizo algo increíble y le dijo a Esdras:

-         Entonces uno de los descendientes de Elam, que se llamaba Secanías hijo de Jehiel, se dirigió a Esdras y le dijo: «Nosotros hemos sido infieles a nuestro Dios, pues tomamos por esposas a mujeres de los pueblos vecinos; pero todavía hay esperanza para Israel.3 Hagamos un *pacto con nuestro Dios, comprometiéndonos a expulsar a todas estas mujeres y a sus hijos, conforme al consejo que nos has dado tú, y todos los que aman el mandamiento de Dios. ¡Que todo se haga de acuerdo con la ley!4 Levántate, pues ésta es tu responsabilidad; nosotros te apoyamos. ¡Cobra ánimo y pon manos a la obra!»

-         Se me ponen los pelos de punta. Sabes el problema, sabes la solución. ¿Qué haces llorando? Nosotros te ayudaremos.

-         LEVÁNTATE, PUES ÉSTA ES TU RESPONSABILIDAD; NOSOTROS TE APOYAMOS. ¡COBRA ÁNIMO Y PON MANOS A LA OBRA!

-         Me encanta esto, Dios quiere que hagamos eso mismo.

-         Pobre de mí, nadie me apoya, nadie me sigue, nadie me hace caso, no llevó bien las cosas.

-         Si has corregido la anterior, si caminas por fe y no por vista, si estás dispuesta a superar las malas noticias, si te sientes identificado por las debilidades y problemas de la gente que tienes a tu cargo, si te sientes parte del problema. DIOS QUIERE USARTE.

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

CONCLUSIÓN

 

-         Nos dice que en ese momento Esdras se levantó y llamó a las cosas por su nombre.

-         Si no te preocupa la gente a tu cargo y no los cuidas, estás pecando.

-         Si no te duele la iglesia cuando está mal y no haces nada para cambiarlo, estás pecando.

-         Sí no das ejemplo con tu compromiso, con tu asistencia, siendo un modelo para tus hijos, estás defraudando a la iglesia y a Dios.

-         Si las personas que Dios ha puesto a tu cargo o ministerios son una carga, un problema y no una responsabilidad y una preocupación. Estas pecando.

-         Si no formas parte del cuerpo, no puedes sanar el cuerpo, si te crees más que el cuerpo, estás pecando.

- Entonces: Toda la asamblea contestó en alta voz:

   —Haremos todo lo que nos has dicho

-         ¿Seremos agentes del cambio o no sentaremos pasivamente a esperar? ¿Seremos como Esdras?

 


Tags: iglesia evangélica, madrid, españa

Comentarios