Domingo, 18 de abril de 2010


LOS DOS REINOS

Juan 12:31;  14:30 y 16:11 Efesios 6:10-20

 

Introducción.

-         Nunca antes la Iglesia se había sentido tan a gusto en este mundo.

-         Cuando hablo de Iglesia, me refiero a los creyentes, a cada uno de nosotros.

-         Nuestra oración ha cambiado de: Señor ven pronto a Señor dame un poco más de vida.

-         Nos sentimos tan integrados, que en muchos casos nuestro cristianismo es una especie exótico título que nos damos. Una especie de club exclusivo, por lo menos lo parece, dado el poco interés en que ponemos en llevar a otros a Cristo.

-         La división de nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestras prioridades nos harían ver esta aptitud pasiva.

-         Pero la realidad que nos habla la Biblia es que hay dos reinos, dos mundos antagónicos que viven superpuestos uno sobre otro, pero no mezclados.

-         ¿A qué reino perteneces?

-         ¿Quiero que hagamos un rápido test para que veamos cual es nuestro grado de mercancía?

-         Ayuda a los que te ayuda.  Ayuda a los que no pueden corresponderte.

-         Véngate. Devuelve golpe por golpe. Devuelve bien por mal

-         Usa la violencia si es necesario.     Vuelve la otra mejilla.

-         Distribuye según la codicia. Distribuye según la necesidad.

-         Vence los obstáculos mediante chanchullos, sobornos. Haz siempre lo correcto, rehusando contemporizar o manipular.

-         El nombre del juego es la libre competencia.      Cooperación y ayuda sin sacrificar ningún principio.

-         Haz lo menos posible tratando de conseguir el máximo rendimiento.

-         Trabaja como para Cristo, tratando de mantener un buen testimonio

-         Juzga por las apariencias Juzga con justo juicio. 

-         ¿Qué reglas sigues? Los ciudadanos de un país o una ciudad lo son en tanto que cumplen sus leyes.

-         Pero no solamente hay dos reinos. También hay una guerra entre esos dos reinos.

-         Muchas veces queremos pensar que se puede vivir pacíficamente en el mundo, pero a nivel espiritual no es así.

-         Juan 10:10 dice: 10 "El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11 Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas;

-         La gente que no conoce a Dios, que no ha aceptado a Cristo como Salvador vive sin saberlo en el sistema de este mundo.

-         No es que no vivan en el mundo, pero no son del mundo. No le pertenecen.

-         Somos soldados activos en una guerra espiritual.

-         El apóstol Pablo lo dice claramente en Efesios 6: 10-12

-          10 Y ahora, hermanos, busquen su fuerza en el Señor, en su poder irresistible. 11 Protéjanse con toda la armadura que Dios les ha dado, para que puedan estar firmes contra los engaños del diablo. 12 Porque no estamos luchando contra poderes humanos, sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo,[c] las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodea.

-         ¿Estas vestido para luchar en esta guerra? Los ciudadanos en la antigüedad defendían sus propias tierras como un ejército.

-         Pero, ¿Cómo es esa armadura? ¿Cómo puedo vestirla?

-         Muchas veces se ha tomado la armadura de Efesios como una especie de defensa contra los ataques espirituales, pero sobre todo son las armas para luchar en la batalla que estamos inmersos.

13 Por eso, tomen toda la armadura que Dios les ha dado, para que puedan resistir en el día malo y, después de haberse preparado bien, mantenerse firmes. 14 Así que manténganse firmes, revestidos de la verdad y protegidos por la rectitud. 15 Estén siempre listos para salir a anunciar el mensaje de la paz. 16 Sobre todo, que su fe sea el escudo que los libre de las flechas encendidas del maligno. 17 Que la salvación sea el casco que proteja su cabeza, y que la palabra de Dios sea la espada que les da el Espíritu Santo

-         La armadura de Dios no son una serie de armas místicas aunque todas ellas tienen poder espiritual.

-         Pero si estamos atentos Pablo habla de un fuerte carácter cristiano.

-         Si como soldados cultivamos los rasgos de una vida irreprochable.

-         Satanás tendrá poco a lo que atacar.

-         Necesitamos la armadura para: Mantener nuestra posición, para ganar terreno al enemigo.

-         Veamos la armadura:

-         El cinto de la verdad. Está en mitad del cuerpo y parece ser poco importante, pero protege del tropiezo. Debemos creer la Palabra de Dios para no tropezar y perder el equilibrio.

-         La coraza de Justicia. Significa hacer lo correcto delante de Dios. No hacer las cosas que están mal, hay pequeños males que luego desatan grandes desgracias.

-         Las sandalias del Evangelio. Debemos estar preparados y dispuestos para hablar a otros de Cristo.

-         Escudo de la fe. Apagar los dardos encendidos del enemigo. Pueden ser dudas, ya sea de Dios, de nuestras creencias. Esperar siempre en él.

-         El yelmo de salvación. Dios también guarda nuestra mente de los ataque a nivel intelectual. También nos recuerda la esperanza de la salvación.

-         La espada del Espíritu. Es la Palabra de Dios. Su conocimiento y uso nos ayudará a luchar contra las tentaciones, los ataques diabólicos.

-         Toda la armadura es necesaria para resistir en el día malo.

-         Por último los ciudadanos conocen a su rey y mantienen una comunicación con él.

-         La oración es el medio. No la usemos como arma, es un medio para conocer y acercarnos a Dios.

-         Produce cambios en el mundo espiritual porque hace que Dios actúe.

Conclusión.

-         ¿Eres ciudadano del Reino de Dios?

-         Entonces vive bajo las leyes del Reino.

-         Entonces defiende su reino de todos los ataques espirituales.

-         Comunícate con tu Señor, para recibir ayuda, instrucción y ánimo.


Tags: predicació, iglesia evangélica, madrid, españa

Publicado por marioescobargolderos @ 9:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios