S?bado, 20 de marzo de 2010

ALBOROTADORES DE DIOS

Hechos 16:16-40

 

Introducción.

 

-         Vivimos en una sociedad tranquila y sosegada y debemos darle las gracias a Dios por ello.

-          Dios nos dice que debemos orar por los políticos para vivir en paz.

-         A veces hemos confundido esta obediencia y oración por los políticos con el aceptar todas sus decisiones y someternos a todas las leyes, aunque estas atenten contra nuestra fe.

-         ¿Nos llama Dios a someternos bajo leyes injustas? ¿Tenemos que aceptar las imposiciones sociales y espirituales de nuestro mundo?

 

  1. 1.     Camino de Filipos.

-         Pablo había emprendido su segundo viaje misionero y contaba ahora con dos nuevos colaboradores: Silas, un judío ciudadano romano, que conocía a Pablo de la misión de entregar la carta de Antioquia en la que se aceptaba la integración de los gentiles en la Iglesia y Timoteo, un joven hijo de una mujer creyente, que a pesar de ser gentil se hizo judío para que no hubiera polémica en cuanto a su servicio.

-         A principios del viaje Dios cambia los planes de Pablo que era confirmar y hacer más iglesias en Asia y Dios le dice que pase a Europa, por medio de un varón macedonio.

-         La primera ciudad que encuentran es Filipos.

-         Filipos era ciudad importante del norte de Grecia.

-         Allí pablo se va a enfrentar a tres problemas: las leyes humanas, el poder espiritual que impera en el mundo, las diferencias sociales.

-         Nos dice el texto que cuando Pablo y Silas llegaron a Filipos se encontraron con un curioso hecho.

-         Los judíos se reunían cerca del río, eran en su mayoría mujeres.

-         Había don anomalías. La primera era que no tuvieran su propio lugar de reunión en la ciudad, ya veremos por qué era esto.

-         La segunda es que no nos habla de hombres. ¿No había hombres judíos en Filipos?

-         Pablo habló a aquel grupo de mujeres y una mujer piadosa llamada Lidia se convirtió y con ella toda su familia.

-         Ante la insistencia de la mujer se quedaron en la ciudad unos días.

-         Cuando alguien se convierte, el Diablo se enfada, pero ¿qué daño podía hacer una mujer judía en una ciudad como Filipos?

-         Dios estaba cambiando la situación ciudad de la ciudad y el Diablo, enfadado urdió un plan a varios niveles para destruir la incipiente congregación de Filipos: Confusión, oposición espiritual, oposición civil.

-         Nos dice el texto:

 16 Un día que íbamos con Pablo al lugar de oración, en el camino nos encontramos con una esclava. Esta muchacha tenía un espíritu que le daba poder para anunciar lo que iba a suceder en el futuro. De esa manera, los dueños de la muchacha ganaban mucho dinero.17 La muchacha nos seguía y gritaba a la gente: "¡Estos hombres trabajan para el Dios Altísimo, y han venido a decirles que Dios puede salvarlos!"

   18 La muchacha hizo eso durante varios días, hasta que Pablo no aguantó más y, muy enojado, le dijo al espíritu: "¡En el nombre de Jesucristo, te ordeno que salgas de esta muchacha!"

-         Hay varios datos curiosos. La adivina salía a su encuentro cuando se dirigían a la oración.

-         El Diablo siempre ha sabido que la oración tiene la capacidad de cambiar las cosas espirituales e incluso políticas de una ciudad.

-         Aquella muchacha anunciaba un mensaje correcto. Decía que ellos eran siervos de Dios y que les oyeran.

-         La confusión es el primer método que Satanás utiliza para destruir la Iglesia.

-         Un poco de mal mezclado con el bien, ¿Qué más da?

-         La confusión pretendía en primer lugar venir a decir que era lo mismo la adivinación y la brujería que el cristianismo.

-         Esa misma corriente que lo mezcla todo existe hoy en día. Convivamos con todo tipo de religiones y filosofías y pensemos que están bien. Es diversidad cultural y pluralidad.

-         En cambio Jesús dijo que no pueden mezclarse la luz y las tinieblas.

-         No se puede acercar uno a Dios de cualquier manera, solamente del a forma que él ha determinado.

-         Pablo no iba a consentir esa confusión y demostró de una manera práctica que la luz no se mezcla con la oscuridad.

-         Venció la confusión con el poder de Dios.

-         Debajo de todo aquello subyacía una profunda lucha espiritual.

-         ¿Tenemos discernimiento para saber que es de Dios y que no lo es?

-         Julio me contaba una cosa curiosa que pasó en esta iglesia hace unos años en la reunión de oración.

-         ¿Cómo enfrentó Pablo esta lucha espiritual?

  1. 2.     Luchando con las armas del Espíritu.

   18 La muchacha hizo eso durante varios días, hasta que Pablo no aguantó más y, muy enojado, le dijo al espíritu: "¡En el nombre de Jesucristo, te ordeno que salgas de esta muchacha!"

-         La verdad es que había un conflicto espiritual en la ciudad y ese conflicto espiritual se había plasmado hace tiempo en un conflicto civil, político y social.

-         A veces creemos que no van de la mano, pero si lo hacen.

-         La Biblia nos advierte que nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino contra principados y potestades de este siglo.

-         Pablo enfrentó el asunto espiritualmente, reprendió al mal espíritu y terminó con el primer engaño del Diablo: la confusión.

-         Es tiempo de que nosotros hagamos lo mismo, que reprendamos en el nombre de Dios la confusión, la de dentro y la de fuera. Porque no viene de Dios, viene del Diablo.

-         No hay nada inocuo en esta guerra. O estás con Dios o estás con el Diablo.

-         Mira hoy a quién sirves.

-         Aquel enfrentamiento espiritual puso al descubierto la estrategia del Diablo en la ciudad de Filipos, veámoslo.

19 Pero los dueños de la muchacha, al ver que se les había acabado la oportunidad de ganar más dinero, llevaron a Pablo y a Silas ante las autoridades, en la plaza principal.20 Allí les dijeron a los jueces: "Estos judíos están causando problemas en nuestra ciudad.21 Enseñan costumbres que nosotros los romanos no podemos aceptar ni seguir".

   22 También la gente comenzó a atacar a Pablo y a Silas. Los jueces ordenaron que les quitaran la ropa y los golpearan en la espalda.23 Después de golpearlos bastante, los soldados los metieron en la cárcel y le ordenaron al carcelero que los vigilara muy bien.24 El carcelero los puso en la parte más escondida de la prisión, y les sujetó los pies con unas piezas de madera grandes y pesadas.

-         La acusación de los dueños de la muchacha puede parecernos extraña. Ellos dijeron que los judíos causaban problemas y enseñaban costumbres que ellos, los romanos no podía aceptar ni seguir.

-         Dónde esta la contradicción. Lo primero los romanos aceptaban el judaísmo y era una religión aceptada en el Imperio, lo segundo era que los de Filipos adujeran su condición de romanos para prohibirles hablar.

-         La razón era que estaban hablando de una ley que ya regía en la ciudad.

-         Os acordáis que Pablo encontró a las mujeres orando en el río. Era porque estaba prohibido que nadie trajera una religión desconocida a la ciudad. Había un gran letrero en la entrada de la ciudad en el arco por donde todos pasaban.

-         Pablo y sus ayudantes salían de la ciudad para orar, pero el Diablo sabía que la oración de fuera estaba cambiando el ambiente de dentro.

-         Lo espiritual transciende los límites que el hombre intente imponer.

-         Sin juicio y saltándose sus propias leyes, Pablo y sus ayudantes fueron azotados y arrojados a la cárcel.

-         La oposición espiritual se había transformado en oposición civil.

-         El pueblo alentado por los interesados dueños de la esclava habían pedido un castigo ejemplar, para aquellos alborotadores. Los políticos, como siempre, habían obedecido la voz de la mayoría aunque eso estuviera en contra del derecho a defenderse de Pablo y sus ayudantes.

-         Cuando nos enfrentamos con la realidad espiritual del mundo encontraremos oposición yen muchos casos civil.

-         ¿Qué haremos entonces?

-         Satanás había utilizado sus dos cartuchos finales: oposición espiritual y oposición civil.

-         ¿Cómo combatirían Pablo y Silas?

  1. 3.     Derrumbando fortalezas.

-  Cerca de la media noche, Pablo y Silas oraban y cantaban alabanzas a Dios, mientras los otros prisioneros escuchaban.26 De repente, un fuerte temblor sacudió con violencia las paredes y los cimientos de la cárcel. En ese mismo instante, todas las puertas de la cárcel se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron.

- Pablo y Silas no parecían muy amedrentados.

- Había recibido una buena paliza, seguramente no habían cenado, se les había humillado y ahora estaban encarcelados.

- Pero lo que hicieron fue orar y cantar. ¿Estaban locos?

- Sabían que había un problema de leyes en la ciudad, sabían que la sociedad estaba manipulada por un grupo de gente que no quería que las cosas cambiaran, también que habían sido tratados injustamente, pero lo que hicieron era resolver el problema espiritual que era raíz de lo otro.

- Nos dice la Biblia que la cárcel tembló y que tuvieron la oportunidad de escapar.

- Muchas veces hemos creído que Dios hizo temblar la cárcel para que escaparan. Pero lo que Dios estaba moviendo era la corriente espiritual de la ciudad, los dominios y potestades que la gobernaban.

- Se quedaron en la cárcel y se dedicaron a hacer lo que Dios les había mandado, predicaron a todos.

Cuando el carcelero despertó y vio las puertas abiertas, pensó que los prisioneros se habían escapado. Sacó entonces su espada para matarse,28 pero Pablo le gritó: "¡No te mates! Todos estamos aquí".

   29 El carcelero pidió que le trajeran una lámpara, y entró corriendo en la cárcel. Cuando llegó junto a Pablo y Silas, se arrodilló temblando de miedo.30 Luego sacó a los dos de la cárcel y les preguntó:

    --Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?

   31 Ellos le respondieron:

    --Cree en el Señor Jesús, y tú y tu familia se salvarán.

   32 Pablo y Silas compartieron el mensaje del Señor con el carcelero y con todos los que estaban en su casa.33 Después, cuando todavía era de noche, el carcelero llevó a Pablo y a Silas a otro lugar y les lavó las heridas. Luego, Pablo y Silas bautizaron al carcelero y a toda su familia.34 El carcelero les llevó de nuevo a su casa y les dio de comer. Él y su familia estaban muy felices de haber creído en Dios.

-         Aquel terremoto fue mucho más que un movimiento de paredes. Los discípulos había orado dentro de las murallas de la ciudad contraviniendo las leyes de la ciudad y algo se había derrumbado espiritualmente.

-         Dios había destruido los poderes de las tinieblas de la ciudad. La injusta ley de los filipenses había sido destruida.

-         ¿Qué prohibiciones debemos romper nosotros?

-         Nuestra sociedad nos impone muchas cosas:

-         No hables de religión con un extraño, no hables con la gente de tu fe es algo personal, no intentes convertir a gente de otra religión es una falta de respeto. El culto es privado, no hagas cosas en la calle, solamente te pones en evidencia y das una visión de fanatismo. No quiebres la paz social aunque las leyes sean injustas o anticristianas, Dios puso a esas autoridades.

-         Podríamos seguir con la lista. Satanás sigue con la misma estrategia: confusión, lucha espiritual y lucha civil.

-         Veamos como acaba la historia:

 

  35 Por la mañana, los jueces enviaron unos guardias a decirle al carcelero que dejara libres a Pablo y a Silas.36 El carcelero le dijo a Pablo: "Ya pueden irse tranquilos, pues los jueces me ordenaron dejarlos en libertad".

   37 Pero Pablo les dijo a los guardias:

    "Nosotros somos ciudadanos romanos. Los jueces ordenaron que nos golpearan delante de toda la gente de la ciudad, y nos pusieron en la cárcel, sin averiguar primero si éramos culpables o inocentes. ¿Y ahora quieren dejarnos ir sin que digamos nada, y sin que nadie se dé cuenta? ¡Pues no! No nos iremos; ¡que vengan a sacarnos ellos mismos!"

   38 Los guardias fueron y les contaron todo eso a los jueces. Al oír los jueces que Pablo y Silas eran ciudadanos romanos, se asustaron mucho.39 Entonces fueron a disculparse con ellos, los sacaron de la cárcel y les pidieron que salieran de la ciudad.

   40 En cuanto Pablo y Silas salieron de la cárcel, se fueron a la casa de Lidia. Allí vieron a los miembros de la iglesia y los animaron a seguir confiando en Jesús. Luego, Pablo y Silas se fueron de la ciudad.

 

-         Los gobernantes estaban asustados. Ellos que tenían que defender las leyes habían sido arbitrarios e injustos ante la presión de la mayoría.

-         Aquella lección demostró tres cosas:

Conclusión

-         No debemos aceptar nunca la confusión.

-         Tenemos que ver la conexión que hay entre lo espiritual y lo civil.

-         Debemos romper aquellas normas sociales o civiles que nos impidan predicar el Evangelio.

-         La oración es la clave para: frenar la confusión, romper las ataduras espirituales y las leyes injustas.

-         ¿Qué haremos? ¿Seguiremos saliendo de la ciudad para orar?


Tags: iglesia evangélica, madrid, predicación

Comentarios