Domingo, 07 de marzo de 2010


UNETE A LA FIESTA

 

Mateo 22: 1-14 Lucas 14: 15-24.

 

Introducción.

 

-        Estamosinvitados a una fiesta.

-        Ala mayoría de nosotros nos gusta que nos inviten.

-        Sinos invitan significa que para esa persona somos importantes.

-        Recibiruna invitación es siempre un honor.

-        Enlas fiestas todo se prepara con especial esmero.

-        Pensemosen las bodas, en fiestas de cumpleaños o en la propia fiesta de Navidad de laIglesia.

-         La Fiesta es siempre un deseo de transmitir aotros tu felicidad.

-        Nosotroshemos sido convidados a una fiesta muy especial.

-        Escurioso que el propio Jesús utilizara la figura de la fiesta como ejemplo delReino de Dios.

-        Losjudíos vivían en una vida jalonada de fiestas, eran capaces de hacer unacelebración de cada cosa.

-        Noes de extrañar que el primer milagro de la vida pública de Jesús fuera en unafiesta.

-        AJesús le acusaron precisamente de eso, no parecía lo suficientemente austero,santo.

-        Aveces asociamos la santidad a lo aburrido y a lo solitario.

-        Hastael punto que le llamaron glotón y bebedor.

-        Nuestracultura es anti fiesta. Pensamos que el cristianismo es casi una especie deestoicismo, pero Dios quiere que sea una fiesta.

-        Jesúsutilizó la parábola de la Gran Fiesta en dos contextos distintos, aunque en lamisma época de su ministerio, en el tercer y último año.

-        Cuandoempezó a sufrir la oposición más fuerte.

-        Enel texto de Mateo 24. Jesús termina  delimpiar el Templo y utiliza la parábola enfocada al rechazo de los fariseos yreligiosos de su tiempo, en cambio la parábola de Lucas 14 está más enfocada alos que sin oponerse, desprecian la invitación.

-        ¿Estamosinvitado a una boda?

  1. 1.    La invitación.  Mateo 22: 1-4. y Lucas 14: 15-17.

Mateo

  1 Una vez más, Jesús les puso un ejemplo alos sacerdotes, a los líderes judíos y a los fariseos:

   2"En el reino de Dios pasa lo mismo que cuando un rey hizo una fiesta para celebrar la boda de su hijo.3El rey envió a sus sirvientes4Entonces el rey envió a otros sirvientescon este mensaje: "La comida ya está lista. He mandado preparar lacarne de mis mejores terneros. ¡Vengan a la fiesta!" paraque llamaran a los invitados a la fiesta. Pero los invitados no quisieron ir.

Lucas.

Al oír esto, uno de los invitados le dijo a Jesús:

   --¡La bendición más grande será participar en la gran fiesta del reino de Dios!

   16Jesús le respondió:

   "En cierta ocasión, un hombreorganizó una gran cena e invitó a mucha gente.17 Cuando llegó la hora, envió a su sirviente paraque llamara a los invitados y les dijera: "Vengan, ya todo está listo".

-        Lahistoria es muy curiosa, en los dos casos un hombre invita a otros. En un casoes un rey en una boda, en el segundo es una cena.

-        Lacostumbre era que la invitación judía se repitiera dos veces.

-        Laprimera para invitar a la boda o la cena y la segunda para avisar de que yaestaba lista.

-        Enlas bodas actuales se hace parecido, se pide confirmación.

-        Podemosimaginar el esfuerzo y la ilusión del que ha preparado la fiesta y la cena.

-        Noimporta que las excusas de los invitados sean buenas, el que organiza algosiempre se entristece cuando no ve la respuesta esperada.

-        Eneste caso, el rey llegó a invitar hasta tres veces, una más de las que lacortesía obligaba.

-        Nonos cansemos de invitar.

-        Diosnos invita a participar. Estamos invitados, el Reino de Dios y participar de éles un privilegio y una fiesta.

-        Noes una obligación ni un sacrificio.

-        ElPueblo Judío fue invitado a la fiesta, nosotros los gentiles también.

-        ¿Quiénrechazaría la invitación? ¿Tú la rechazarías?

  1. 2.     La Respuesta. Mateo 22: 5-6  yLucas 14: 18-20.

Mateo

"Pero los invitados no hicieron caso, y cada uno se fue a hacer otras cosas.Uno fue a ver sus terrenos, otro fue a atender su negocio,6 y losotros agarraron a los sirvientes del reyy los mataron a golpes.

Lucas

"Pero cada uno de los invitados dio una excusa y rechazó la invitación. Uno dijo: "Dile a tu amo que por favor me disculpe,pues acabo de comprar un terreno y necesito ir a verlo".

   19"Otro dijo: "Le ruego que medisculpe, pues hoy compré cinco yuntas de bueyes y tengo que probarlas".

   20 "Otro más dijo: "Acabo decasarme; dile que no puedo ir".

-        Enel primer caso muchos no pusieron ni excusas, rechazaron la invitacióndirectamente e incluso mataron a los siervos del rey.

-        Enel segundo si pusieron muchas excusas, pero todas ellas sin mucho fundamento.

-        Despreciarla invitación de Dios siempre tiene sus consecuencias.

-        SiDios te ha llamado, te ha buscado y tú lo rechazas, pones excusas eso tendráconsecuencias en tu vida.

-        Perotambién en los creyentes, algunos recibimos la invitación y la aceptamos, perono es suficiente, tenemos que dejar otras cosas e ir a la fiesta.

-        Queexcusa, rechazar una fiesta para ira ver un terreno, ¿no lo vio cuando locompró? ¿No podía esperar a verlo otra vez?

-        ¿Nopodía esperara a utilizar la yuntas otro día? ¿El estar casado le impedía ira auna fiesta?

-        Eldesprecio a Dios, a sus bodas, a su Reino, tiene sus consecuencias

-        ¿Cuálesson las consecuencias?

  1. 3.    Las consecuencias. Mateo 22: 8-14 y Lucas: 14: 21-23

 

Mateo

"El rey se enojó mucho, y envióa sus soldados para que mataran a esos invitados y quemaran la ciudad dondevivían.8 Luego, el rey dijo a sus sirvientes: "La fiesta de bodas está lista, y aquellos invitados no merecíanvenir.9 Vayan por lascalles, e inviten a todos los que encuentren para que vengan a la fiesta dela boda".

   10"Los sirvientes fueron a las calles de la ciudad e invitaron a muchaspersonas, unas malas y otras buenas; y así el salón de la fiesta se llenó deinvitados.

   11"Cuando el rey entró al salón para conocer a los invitados, vio a uno queno estaba bien vestido para la fiesta,12 y le dijo: "¡Oye, tú! ¿Cómo hiciste para entrar,si no estás vestido para la fiesta?"

    "Pero él nocontestó nada.13 Entonces el rey les ordenó a sus sirvientes:"Átenlo de pies y manos, y échenlo afuera, a la oscuridad; allí la gentellora y rechina los dientes de terror".

   14"Esto pasa porque son muchos los invitados a participar en el reino deDios, pero son muy pocos aquellos a los que Dios acepta".

Lucas

 

 21 "Elsirviente regresó y le contó a su amo todo esto. El amo se enojó mucho y ledijo: "Ve en seguida a las calles ycallejones de la ciudad, y trae a cenar a los pobres, a los tullidos, a losciegos y a los cojos".

   22"Cuando el sirviente regresó, le dijo: "Señor, ya hice lo que ustedme mandó; pero todavía queda lugar en la casa".

   23"El amo le ordenó: "Ve por las calles y callejones, y obliga a lagente a entrar. Quiero que mi casa se llene.24 Pero ninguno de losque invité la primera vez probará un bocado de mi cena".

-        Enla primera historia el énfasis está en el rechazo de los que no quisieron ir.

-        Enla segunda está en la invitación a los que estaban excluidos.

-        Sino aceptas la invitación otros ocuparán tu lugar.

-        Noimporta que tu nombre esté en la tarjetita. No saldrás en la foto.

-        Sinos dedicamos a vivir nuestra vida sin Dios, fuera de su Reino no esperemos queDios nos incluya en su fiesta.

-        Tresveces les invitó y tres veces le rechazaron

-        Diosno quiere religiosos, quiere invitados que disfruten con él.

-        Enla segunda historia Jesús hizo énfasis en los despreciados, en los que aquelgobernante fariseo no invitaría nunca.

-        Nosotrosno elegimos a los invitados, ¿no te gustan? ¿Ves lo exterior solamente?  Dios los ha invitado y tú solo eres uninvitado más.

-        Enla cena del Señor se sienta el inculto, junto al culto, el abogado con elconvicto, a prostituta y el ama de casa.

-        Perohay un detalle más.  

-        ElSeñor descubrió que uno no estaba vestido para la fiesta.

-        Diosquiere que estemos vestidos adecuadamente, que vivamos como invitados a lafiesta.

-        Enla fiesta no hay lugar para el luto.

-        Enla fiesta no hay lugar para la vulgaridad.

-        Enla fiesta no hay lugar para la suciedad.

-        ¿Irása la fiesta?

Conclusión.

-        Pidamosa Dios que nos revista por medio de su santo Espíritu.

-        Fuerade la fiesta no hay alegría ni felicidad verdaderas.

-        Haygente que busca su alegría en las fiestas que este mundo organiza.

-        Haygente que sólo va a una fiesta según el rango de los invitados.

-        Otrossi les viene bien a su agenda.

-        Otrossi reciben un buen lugar.

-        Dioses el que da el lugar, elige el menú y a los invitados.

-        ¿Desecharemosla invitación de Dios?

 Iglesia Evangélica

C/ Londres, 13. Madrid. Metro Ventas, Manuel Becerra y Diego de León. Culto 12:00 Domingo.

 

 


Tags: iglesia evangélica, madrid, españa, predicación

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios