Martes, 14 de julio de 2009


Se puede aprender mucho acerca de una persona por lo que dice su camiseta. Recientemente uno de estos mensajes captó mi atención mientras caminaba por un centro comercial local. Una joven llevaba una camiseta de color rojo brillante que decía, «El amor es para los perdedores». Tal vez ella pensó que era un mensaje inteligente o provocativo, incluso gracioso. O tal vez ella había quedado herida por alguna relación y se había alejado de los demás en vez de arriesgarse a que la vuelvan a herir. Sea como sea, la camiseta me dejó pensando.

¿Acaso el amor es para los perdedores? El hecho es que, cuando amamos, corremos riesgos. Las personas fácilmente podrían herirnos, decepcionarnos o incluso abandonarnos. El amor puede provocar una derrota.

La Biblia, no obstante, nos desafía a que amemos a los demás de una manera más elevada. En 1 Corintios 13, Pablo describe lo que significa vivir el tipo de amor de Dios. La persona que ejercita el amor piadoso no lo hace para beneficio o ganancia personal sino más bien, «todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta» (13Secreto. ¿Por qué? Porque el amor piadoso resiste más allá de las heridas de la vida llevándonos sin cesar hacia el cuidado del Padre, el cual jamás disminuye.

Así que, tal vez el amor sea para los perdedores, por cuanto es en los momentos de pérdida y decepción cuando más necesitamos de Dios. Incluso en nuestras luchas, sabemos que «el amor nunca deja de ser». —WEC


Tags: iglesia evangélica, madrid, españa

Comentarios