S?bado, 11 de julio de 2009

 



PARA QUE LOS QUE NO VEN VEAN

Juan 9:1-41

 

-         La vista es uno de los órganos vitales del ser humano y de la mayor parte de los seres vivos.

-         Nuestros ojos nos muestran el mundo tal como es, nos ayudan en la movilidad, evitan peligros, nos facilita la relación con los demás.

-         Sin vista, ciegos es difícil hacerse una idea clara de la realidad y es fácil perderse.

-         Ensayo sobre la Ceguera, una de las novelas del Premio Nobel de

Literatura Saramago, habla de un mundo que pierde progresivamente la vista y las consecuencias crueles de este hecho. En la película, una de las mujeres que ve tiene que ayudar al grupo a sobrevivir.

 

-         En el 2002, la WHO (World Health Organization: Organización Mundial de la Salud) estimó que había 161 millones de personas (2.6 % de la población mundial) en el mundo con deterioro a la vista, de los cuales 124 millones (2% aproximadamente) tenía baja visión y 37 millones eran ciegos (cerca de 0.6%).

-         Hoy vamos a hablar de otro tipo de ceguera que nos puede llevar a desorientarnos en la vida e incluso a perdernos.

-         ¿De qué tipo de ceguera estamos hablando?

  1. 1.     El milagro y las diferentes maneras de verlo. Juan 9:1-26.

- Cuando Jesús salió del templo, vio por el camino a un joven que había nacido ciego.2 Los discípulos le preguntaron a Jesús:

    --Maestro, ¿quién tiene la culpa de que este joven haya nacido ciego? ¿Fue por algo malo que hizo él mismo, o por algo malo que hicieron sus padres?

   3 Jesús les respondió:

    --Ni él ni sus padres tienen la culpa. Nació así para que ustedes vean cómo el poder de Dios lo sana.4 Mientras yo esté con ustedes, hagamos el trabajo que Dios mi Padre me mandó hacer; vendrá el momento en que ya nadie podrá trabajar.5 Mientras yo estoy en el mundo, soy la luz que alumbra a todos.

   6 En seguida Jesús escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con la saliva, y se lo puso al joven en los ojos.7 Entonces le dijo: "Vete a la piscina de Siloé y lávate los ojos".

    El ciego fue y se lavó, y cuando regresó ya podía ver.8 Sus vecinos y todos los que antes lo habían visto pedir limosna se preguntaban: "¿No es este el joven ciego que se sentaba a pedir dinero?"9 Unos decían: "Sí, es él". Otros decían: "No, no es él, aunque se le parece mucho". Pero él mismo decía: "Claro que soy yo".10 Entonces le preguntaron:

    --¿Cómo es que ya puedes ver?

   11 Él respondió:

    --Un hombre llamado Jesús hizo lodo, me lo puso en los ojos, y me dijo que fuera a la piscina de Siloé y que me lavara. Yo fui, y cuando me lavé los ojos pude ver.

   12 --¿Y dónde está Jesús? --le preguntaron.

    --No lo sé --contestó él.

-         Jesús llevaba unos días en Jerusalén y había tenido que luchar con muchas dificultades.

-         Se había enfrentado a las autoridades judías y había evitado la cárcel en un par de ocasiones.

-         En el capítulo 8, Jesús se declara la Luz del mundo y en una de sus últimas intervenciones en el Templo dice que es eterno, lo que casi le supone un apedreamiento.

-         Justo en ese momento, al salir del Templo ven a un ciego.

-         Los discípulos continuaban pensando a nivel teológico, Jesús había enfrentado a los judíos teológicamente y sus enseñanzas habían prevalecido.

-         Los discípulos le preguntan de la relación entre enfermedad, pecado y herencia. Un tema muy candente en la época, ya que la mayoría de los judíos creían que las cosas que te pasaban en la vida eran consecuencias de tus pecados.

-         ¿Quién pecó?

-         La respuesta de Jesús es inesperada. Él no ve a las personas como asuntos teológicos o religiosos, ve a la gente como individuos que padecen y tienen necesidad de cura.

-         Jesús realizó un acto de desafío para cambiar esta mentalidad religiosa. El hombre es más importante para Dios que las reglas religiosas.

-         Jesús podía haber sanado por su palabra al ciego, pero le puso barro y saliva para que vieran los que le seguían, que el hombre es más importante que los preceptos y leyes.

-         Después mandó al ciego que se fuera a lavar.

-         ¿Jesús estaba mandando que se infringiera la Ley de Dios?

-         No, Jesús estaba poniendo las ordenanzas ceremoniales en  su sitio, el bien debía prevalecer aún sobre las normas y reglas.

-         Pero, ¿Cómo reaccionaron los demás ante el milagro?

-         Hubo tres reacciones, las mismas que siempre hay cuando Cristo se hace presente en una vida.

-         La multitud se sorprendieron, pero muchos eran escépticos.

-         Leemos en los versículos 8 al 11.

-         No puede ser. Cuando Dios hace algo en la vida de alguien hay una multitud a la que cuesta creer.

-         La segunda reacción fue la de los líderes religiosos:

 13-14 Cuando Jesús hizo lodo y sanó al ciego era día de descanso obligatorio. Por eso, algunos llevaron ante los fariseos al joven que había sido sanado.15 Los fariseos le preguntaron:

    --¿Cómo es que ya puedes ver?

    El joven les respondió:

    --Jesús me puso lodo en los ojos, y ahora puedo ver.

   16 Algunos fariseos dijeron: "A ese hombre no lo ha enviado Dios, pues desobedece la ley que prohíbe trabajar en sábado". Pero otros decían: "¿Cómo puede un pecador hacer milagros como este?" Y no se ponían de acuerdo.17 Entonces le preguntaron al que había sido ciego:

    --Ya que ese hombre te dio la vista, ¿qué opinas de él?

    --Yo creo que es un profeta --les contestó--.

   18 Pero los jefes judíos no creían que ese joven hubiera sido ciego y que ahora pudiera ver. Entonces llamaron a los padres del joven19 y les preguntaron:

    --¿Es este su hijo? ¿Es cierto que nació ciego? ¿Cómo es que ahora puede ver?

-         Había división en ellos, pero la mayoría no creía en Él, porque sus prejuicios religiosos se lo impedían.

-         Que un cambio o milagro no estropeé tu teología.

-         Nuestras vidas pueden estar llenas de religión y no tener puesta la mirada en Dios y en su voluntad. Es fácil fijarse en lo exterior, dejar que nuestros prejuicios trabajen antes que la visión de Dios.

-         La tercera reacción fue la de los padres. No podían negar la evidencia del milagro, habían visto a su hijo ciego toda la vida, pero temían la expulsión de la comunidad.

-         La cuarta ya la veremos.

-         Estas son las tres reacciones ante la obra de Jesús.

-         Unos se mantienen al margen, escépticos.

-         A otros sus prejuicios religiosos les impiden acercarse a Jesús.

-         A unos pocos, el temor al que dirán, a la inseguridad de salir de su comunidad, les hace retroceder en el último momento.

-         Pero, ¿Cuál fue la reacción del ciego?

  1. 2.     Un ciego ignorante. Juan 9: 26-34

Los jefes judíos volvieron a llamar al que había sido ciego, y le dijeron:

    --Júranos por Dios que nos vas a decir la verdad. Nosotros sabemos que el hombre que te sanó es un pecador.

   25 Él les contestó:

    --Yo no sé si es pecador. ¡Lo que sí sé es que antes yo era ciego, y ahora veo!

   26 Volvieron a preguntarle:

    --¿Qué hizo? ¿Cómo fue que te sanó?

   27 Él les contestó:

    --Ya les dije lo que hizo, pero ustedes no me hacen caso. ¿Para qué quieren que les repita lo mismo? ¿Es que también ustedes quieren ser sus seguidores?

   28 Los jefes judíos lo insultaron y le dijeron:

    --Seguidor de ese hombre lo serás tú. Nosotros somos seguidores de Moisés.29 Y sabemos que Dios le habló a Moisés; pero de ese Jesús no sabemos nada.

   30 El joven les respondió:

    --¡Qué extraño! Ustedes no saben de dónde viene, y sin embargo, a mí me ha sanado.31 Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí escucha a los que le adoran y le obedecen.32 Nunca he sabido que alguien le haya dado la vista a uno que nació ciego.33 Si este hombre no fuera enviado por Dios, no podría hacer nada.

   34 Entonces le contestaron:

    --Ahora resulta, que tú siendo pecador desde que naciste nos vas a enseñar. ¡Ya no te queremos en nuestra sinagoga!

-         El ciego no se metió en una discusión teológica, hablaba de su experiencia con Jesús.

-         Creen en Jesús no es creer en una religión, es mantener una relación con Él.

-         No importaba lo que los fariseos dijeran de Jesús, el ciego lo había experimentado en su vida y eso no podían cambiarlo.

-         Que extraño. Les dijo. Ustedes no saben de dónde viene y a mí me ha sanado.

-         Los judíos querían reafirmar sus ideas negativas sobre Jesús, no importaba lo que hiciera, ya habían decidido no creer en él.

-         A lo mejor tus has venido con esa idea en esta mañana. No importa lo que me cuenten, no importa lo que me digan, yo he decidido no creer.

-         O puede, que en mitad de esta mañana hayas sentido, no sé quien es ese individuo, pero ha conseguido hacer algo que admiro y me gustaría seguirle.

  1. 3.     La vista de la fe. Juan 9: 35-41.

-         Jesús buscó a aquel hombre.

-         Siempre es Jesús el que nos busca a nosotros.

-         El hombre le podía haber reprochado en el lío que le habían metido, pero ¿qué es más importante, tener buena fama o ver?

-         ¿Crees en el Hijo del Hombre?

-         La pregunta era sencilla y la respuesta fue igual de sencilla.

-         Creo, Señor.

-         Entonces Jesús hizo una declaración que sigue retumbado en mis oídos: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven vean, y los que ven sean cegados.

-         Dice un refrán que no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

-         ¿Queremos ver?

Conclusión.

-         ¿Queremos ver?

-         No digo, ¿quieres ver?

-         Yo soy tan ciego como tu, hasta que Jesús me mando lavar el barro y vi.

-         Pero cuantas veces nos vemos las cosas como Jesús, Dios nos tiene que ayudar a ver.

-         ¿Quieres ver?


Tags: iglesia evangélica, madrid, españa

Comentarios