Martes, 19 de mayo de 2009


Después hubo una gran batalla en el cielo… y Satanás… fue arrojado a la tierra. —Apocalipsis 12:7-9


Philip Pullman es un talentoso escritor de libros de historias fantásticas. Su trilogía de La Materia Oscura incluye La brújula dorada, La Daga y El catalejo lacado, y es muy popular entre los lectores jóvenes. Pero debajo de la superficie de estos personajes cordiales y argumentos secundarios persuasivos hay un propósito siniestro. La historia culmina con una gran batalla contra Dios.

En estos libros, Pullman ve la caída de Satanás como una causa justa para la independencia personal del control «tiránico» de Dios. ¡Él insinúa que el intento de Satanás por usurpar el trono de Dios era lo correcto!

En el libro de Apocalipsis leemos acerca del fin de los tiempos: «Después hubo una gran batalla en el cielo… y Satanás… fue arrojado a la tierra» (Apocalipsis 12:7-9). Esa batalla futura va precedida de un conflicto terrenal en nuestras mentes.

Debemos reconocer a Satanás por lo que es: un mentiroso (Juan 8:44). Su estrategia es tomar las palabras de Dios, sacarlas de contexto y torcerlas hacia la falsedad (Génesis 3:1-7). Nuestra mejor defensa contra él es aferrarnos firmemente a la verdad de la Palabra de Dios (Efesios 6:10-18).

Nuestro Padre celestial «no qu[iere] que ninguno perezca» (2 Pedro 3Beso; pero tampoco nos va a obligar a obedecerle. Él nos deja esa elección a nosotros.

Tags: iglesia evangélica, madrid, guerra espirtual

Comentarios