S?bado, 21 de marzo de 2009

RENOVANDO NUESTRAS FUERZAS.”

1-    Introducción:

·        Leer Mateo 11: 28- 30.

·        Si pudiésemos describir cuál es el mayor problema con el que nos enfrentamos hoy en día, podríamos decir que es el stress. Nos vemos en medio de muchas cosas que queremos hacer: familia, trabajo, amigos, y por si fuera poco tenemos la iglesia con sus actividades. Además tenemos grandes expectativas y vemos que pasa el tiempo y no se cumplen.

·        Muchas personas sufren esto y en un fin de semana como este algunos están intentando aliviarlo saliendo fuera de su lugar habitual y cambiando de aires.

·        La Palabra de Dios nos ofrece la renovación continua para que nuestras fuerzas no falten. Jesús no estaba bromeando cuando nos decía que su yugo era ligero y su carga fácil, ¿qué pasa entonces?.

·        En ese contexto Jesús está diciendo que la ley había puesto sobre los hombros de los judíos una pesada carga que era capaz de arruinar su vida por una insatisfacción permanente al no poder cumplir los preceptos de Dios. Por el contrario el evangelio es algo fácil (chrestos): agradable, bueno, confortable, cómodo y servible. Esto sólo puede ser gracias a la obra del ES en nosotros.

·        Historia de los monjes y la mujer. Dejar las cargas en el momento en que concluyen y no llevarlas siempre.

·        En esta mañana vamos a aprender donde nos podemos renovar de forma correcta y también que es lo que no debemos hacer después de ser renovados.

·        ¿Dónde buscar la renovación?

a)      La renovación viene de Dios: oración y comunión con los hermanos.

b)     El descanso: ¿es bíblico?.

·        Después de la renovación debemos aprender a no malgastar nuestra energía.

2-    Desarrollo:

2.1 Renovación a través de la oración.

·        Lucas 22: 39- 46.

·        Jesús antes del momento culminante de su vida terrenal se retira a orar al Padre como hacía de forma habitual (Mateo 14: 23; Marcos 6: 46; Lucas 6: 12...).

·        Vs. 40: Cuando nos encontramos con las fuerzas debilitadas es cuanto más vulnerables somos a la tentación del diablo. Tenemos nuestras defensas caídas y no pensamos con claridad. Por eso es urgente en momentos de debilidad buscar a Dios en oración.

·        Vs. 42: La oración efectiva siempre es una oración obediente, eso quiere decir no forzar a Dios a que cumpla nuestra voluntad sino que nosotros nos sometamos a la suya. Muchas veces no entendemos que provecho puede tener pasar por un problema pero debemos confiar.

·        Vs. 43: Es ahí cuando tiene lugar la intervención divina en nuestro favor dándonos fuerzas. Si es necesario Dios enviará a un ángel para hacerlo.

·        Vs. 45: Los discípulos no habían podido soportar la presión, estaban cansados y tristes y el sueño había conseguido vencer a la necesidad de orar, ¿cuántas veces nos pasa a nosotros lo mismo? Por la mañana estamos muy cansados para orar y por la noche peor porque el día ha sido muy largo. No nos descuidemos en este aspecto.

·        Salmo 55.

·        Aquí tenemos a David en medio de la persecución a que estaba sometido, su vida corría peligro, no entendía los motivos y se estaba cansando de esa situación. Incluso sus amigos más allegados se habían vuelto en su contra.

·        Vs. 6 y 7. La situación es tal que le gustaría poder salir volando o apartarse a otro lugar para cambiar el entorno y huir de las dificultades pero comprendió que la solución no está ahí.

·        Vs. 16 y 17: La solución está en orar a Dios y confiar en su intervención.

·        Vs. 22: Dejemos nuestras preocupaciones en las manos de Dios. 1ª Pedro 5: 7 (“Echando toda nuestra ansiedad sobre Él porque Él tiene cuidado de nosotros.&rdquoGui?o. Sustentará (chul) quiere decir: mantener, proveer alimento, sostener, apoyar, defender.

·        Isaías 40: 29- 31. Dios nos fortalece cuando estamos cansados y nos da fuerzas cuando nos comienzan a faltar. Porque el cansancio no es cuestión de edad (hasta los jóvenes nos cansamos). La clave está en depositar nuestra esperanza y confianza en el Señor.

·        Pablo lo expresó con otras palabras: “...tenemos este tesoro en vasos de barro...” Nuestro cuerpo se va desgastando y las fuerzas se nos van a agotar. El objetivo es que sea el poder de Dios el que actúe en nosotros.

2.2 Renovación a través de la comunión.

·        Hebreos 10: 24- 25. Tenemos que preocuparnos los unos por los otros, estar pendientes del estado material y espiritual de los hermanos y ser estímulo y ánimo para ellos. Quizás hayamos pasado por una situación similar y podamos aconsejarle o simplemente orar con él y mostrarle nuestro apoyo. Esto es muy importante y necesario para que todos y no sólo unos pocos estemos con las fuerzas a tope.

·        1ª Corintios 14: 31. El don de profecía, junto a otros dones está provisto por Dios para enseñarnos y alentarnos. Dios comprende que necesitamos recibir aliento a través de un mensaje particular en una situación concreta.

2.3 El descanso:

·        Génesis 2: 2- 3. Dios mismo descansó cuando la creación estuvo concluida. Dándonos ejemplo de cómo debemos comportarnos nosotros.

·        Éxodo 20: 8- 11. Ese fue uno de los mandamiento de Dios a su pueblo. Todo lo podemos hacer en 6 días pero 1 día a la semana hemos de reposar y dedicarlo al Señor. La palabra hebrea relativa a descanso significa: “desistir”. Los judíos llevaron esta regla hasta extremos insospechados determinado incluso la cantidad de pasos a dar, nosotros prestamos poca atención a este mandamiento y como todos los demás, está dado por Dios para nuestro provecho.

·        No hay nada como un buen reposo para seguir el camino con fuerzas renovadas.

2.4 No malgastar energías.

·        Lucas 10: 38- 42. El ejemplo de María y Marta es un claro exponente de la dicotomía que muchas veces vivimos. Queremos hacer dos cosas a la vez y nuestro cuerpo no está preparado para ello. El Señor sabía que ambas eran necesarias, la diferencia está en saber cuál es el tiempo para cada una de ellas. En esta situación en concreto Jesús elogia la actitud de María, que pese a parecer poco activa estaba empleando su tiempo de la mejor manera posible. Lo que estaba haciendo Marta estaba bien, pero Jesús prefería que escuchase sus palabras a que la comida y el alojamiento que iba a prepararle no fuesen tan excelentes. ¿ A quién te pareces tú en estos momentos?

·        Eclesiastés 3: 1. Hay un tiempo para todo, debemos pedir a Dios que nos dé discernimiento para hacer en cada momento lo que corresponde.

3. Conclusión:

·        El hecho de quedarnos sin fuerzas en un momento determinado de nuestra vida por una circunstancia adversa o conjunto de ellas es algo inevitable, pero la palabra de Dios nos muestra como actuar en esos momentos.

·        Dios está dispuesto a darnos nuevas fuerzas a través de la oración, la comunión los unos con los otros.

·        Es necesario que en nuestra vida establezcamos tiempo para descansar.

·        Por último hemos de hacer un uso sabio de nuestras energías porque son limitadas (Dios lo ha querido asíGui?o.

 

 

 

 

 


Tags: fuerzas, renovacion, oracion, comunion, energias

Publicado por manuelsanchez @ 10:10  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios