Domingo, 15 de febrero de 2009


Por Mario Escobar,

Nuevos hombres, un mensaje viejo

Texto: Deuteronomio 30: 1-20

Introducción.

-         Cuando el apóstol Pablo llegó a Atenas y fue escuchado por algunos de los hombres sabios de aquella ciudad, querían saber cuál era el mensaje nuevo del que hablaba aquel hombre.

-         Los atenienses estaban muy interesados en decir u oír algo nuevo.

-         Las palabras viejas no parecen que nunca hayan cambiado nada.

-         Vivimos en unos tiempos en los que parece que las ideas viejas y las palabras viejas no pueden resolver los nuevos problemas.

-         Pero el presidente Obama extrajo en su discurso de investidura las palabras más sabias de los hombres que le habían precedido en la presidencia.

-          Palabras viejas para una nueva generación.

-         Algo parecido hizo Moisés muchos milenios antes.

-         El pueblo de Israel había perecido en el desierto y una nueva generación estaba apunto de enfrentarse al mayo reto de sus vidas.

-         Parecía necesario que Moisés diera un mensaje nuevo para una nueva generación.

-         Entonces abrió la ley y dio tres largos discursos a esa nueva generación.

-         Palabras viejas para una nueva generación.

-         ¿Cuáles eran esas palabras viejas?


Tags: iglesia evangélica, madrid, biblia

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios