Jueves, 29 de enero de 2009

 








Introducción

-         Hay gente que escucha la palabra consejo y le huele a chamusquina.

-         Ayúdame pero no me des consejos.

-         Otro dicen: dime lo que quieras que yo ya haré lo que me parece.

-         Otros dicen: Está bien, pero si tu estuvieras en mí situación.

-         El apóstol Pedro quería dejar a los que leyeran su carta consejos para vivir.

-         Esta epístola estaba escrita para los judíos, pero también los consejos son para nosotros.

-         Dios nos dio una promesa para este año. ¿Recuerdan cuál es?

-         Es el año que Dios va a alcanzar a nuestras familias.

-         Hemos declarado victoria, crecimiento y salvación.

-         La apuesta es alta y las espadas están en alto.

-         El enemigo no va a dejar de oponerse a la obra de Dios y al crecimiento de la Iglesia.

-         Pero el apóstol no pudo resistirse a llamarnos y aconsejarnos.

-         Un consejo puede salvarnos la vida. Esta y la venidera.

-         ¿Estás cansado? ¿Estás agotado?

-         Recibe el consejo de Pedro.

1.     Liderando sin esfuerzo.

-         Leamos 1ª Pedro 5:1-4.

A los ancianos

 1 Ruego a los ancianos[a] que están entre vosotros, yo, anciano también con ellos y testigo de los padecimientos de Cristo,[b] que soy también participante de la gloria que será revelada:[c]

    2 apacentad la grey de Dios[d] que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza,[e] sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;

    3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.

    4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores,[f] vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.[g]

-         Dios nos llama a los líderes a pastorear.

-         ¿Qué ministerio llevas en la Iglesia?

-         Escuela Dominical, Exploradores, mujeres, jóvenes, escuela de Padres.

-         Dios no te ha llamado para que hagas una reunión, para que hagas una actividad, Dios quiere que pastorees, que tomes responsabilidad con la gente.

-         Pastorear es alimentar, guiar y cuidar.

-         El asalariado hace su trabajo y se va a su casa. El siervo, cuando termina el trabajo sigue trabajando.

-         Dios te llama a que pastorees a la gente que Dios te ha puesto.

-         Cuida de ella, no por fuerza, voluntariamente, no por ganancia deshonesta, con ánimo.

-         Atentos. ¿Cómo estás llevando a cabo tu ministerio en la iglesia?

-         ¿Por fuerza? ¿Con animo? ¿Qué sabes de las personas a las que pastoreas?

-         Dios nos va a dar coronas, porque él es el príncipe de los pastores

-         Dios ha delegado autoridad en tu vida, ¿Qué estás haciendo con ella?

-         Para que sirve dar una clase, una charla, un estudio, si no te importan las personas. No me pidas más. Demasiado que hago eso.

-         Nadie me lo agradece.

-         Atento, Dios es el que premiará, pero un poco más adelante veremos lo que nos aconseja Pedro.

-         Pero, ¿Qué pasa con los que no estáis trabajando en un ministerio?

 

2. Humildes

 5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad, porque
    «Dios resiste a los soberbios,
    y da gracia a los humildes».[h]

    6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo.[i]

-         La humildad no tiene buena fama.

-         El humilde es tonto, piensan mucho.

-         Yo sé lo que tengo que hacer con mi vida.

-         ¿Quién es el pastor, el co pastor, el profesor para decirme nada?

-         Eso pensaba yo de mí pastor de joven.

-         ¿Por qué me someto?

-         No nos gusta someternos.  Pensamos que es mejor hacer las cosas a nuestra manera.

-         Los jóvenes deben someterse a los pastores. Sujeto es que hagan caso, apoyen a sus líderes.

-         Pero no sólo los jóvenes. Todos, unos a otros sumisos, revestidos de humildad.

-         La humildad se demuestra en la obediencia, en la sujeción.

-         En el Cristianismo no hay llaneros solitarios, francotiradores.

-         Sí no crees que los pastores de esta iglesia, los líderes están en orden, vete a otra iglesia, pero sométeme.

-         Esa es la voluntad de Dios.

-         Si te consideras más que el hermano, como vas a someterte a él. Someter es ponerse por debajo.

-         Dios resiste a los soberbios y exalta a los humildes.

-         Si tú no te humillas tú, será Dios el que te humille.

-         Pero si te humillas ante Dios, el te exaltará.

-         ¿Llevas un ministerio? Pastorea y hazlo con amor y sin fuerza.

-         ¿Eres miembro de la Iglesia? Sométete, humíllate y Dios te exaltará.

-         Las dos cosas son orgullo. Servir por fuerza y no dejarse servir. Las dos cosas son orgullo.

-         ¿Cuál es el secreto del buen siervo?

-         ¿Cuál es el secreto de buen creyente?

3. Velad y orad

    7 Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.[j]

    8 Sed sobrios y velad,[k] porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

    9 Resistidlo[l] firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

    10 Pero el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione,[m] afirme, fortalezca y establezca

-         El mismo. El mismo secreto para servir y someterse.

-         Cuales son los cuatro pasos:

-         1 Echad toda la ansiedad sobre él.

-         2 Sed sobrios y velad.

-         3 Resistid firmes en la fe.

-         4 Dios os perfeccionará.

1.     Echad tola la ansiedad sobre él. La ansiedad es falta de confianza en Dios. Ponemos a Dios al margen de nuestra vida. No creemos que él puede sacarnos de donde estamos.

La ansiedad centra nuestra vida en las preocupaciones y desvía nuestra visión y misión. Jesús lleva nuestras cargas y nos da la suya que es ligera.

2.     Sed sobrios y velad. Dios ha despertado nuestro espíritu. Quiere que sepamos que estamos metidos en una guerra espiritual. Desconocer la realidad espiritual es lo que nos convierte en una fácil pieza del Diablo.

De Dónde viene el que nos devora.

3.     Resistid firmes en la fe. Las luchas, dudas, penalidades que sufres, son las mismas que padecen otros creyentes en el mundo.

Estamos en la misma lucha y batalla.

4.     Dios os perfeccionará. Primero habrá adversidad, pero él nos dará las fuerzas, establezca, afirme y perfeccione.

Conclusión.

¿Cómo estás sirviendo? Por fuerza, sin ánimo, sin interés en las personas.

Pídele a Dios en esta mañana que renueve tus fuerzas, te de visión por la gente y cambia tu visión.

¿Cómo estás dejándote pastorear?

Pide a Dios que quite el orgullo y ponga humildad, para que todos podamos perfeccionarnos en amor. Sometidos a Dios, unos a otros y a las autoridades que Dios ha establecido.   

 


Tags: iglesia evangelica, madrid

Comentarios