Lunes, 29 de diciembre de 2008

 

 

“SALIENDO DE HOREB.”

1-     Introducción:

·        Leer Deuteronomio 1: 1- 8.

·        Introducción al libro de Deuteronomio:

a)     Esta basado en tres discursos. El primero de ellos va de 1.1 al 4.43 y es “Lo que Dios ha hecho por nosotros.” El segundo del 4.44 al 28.68 y son “Principios para una vida santa” y el último desde el 29.1 al 30.20 es un “Llamamiento al compromiso”. La última parte del libro está escrita por Josué y relata los últimos días de Moisés.

b)     Son dirigidos por Moisés a un pueblo que llevaba 40 años en el desierto debido a su incredulidad. Es un resumen de su misión y destino. Está dirigido a la nueva generación de israelitas que no habían visto esos acontecimientos y Moisés se los relata para encaminarles a su destino: La Tierra Prometida.

c)      Los hechos relatados también se detallan en Éxodo, Levítico y Números.

·        Deuteronomio 1: 1. El pueblo de Israel estaba frente a la tierra que Dios les había prometido, pero estaban todavía al otro lado del Jordán junto al Mar Muerto.

·        Deuteronomio 1: 2. Once eran los días de viaje que había desde Horeb (Monte SinaíGui?o hasta Cades Barnea. Es decir, desde el lugar donde Dios se revela a Israel y le da la ley hasta la puerta a la Tierra Prometida. El trayecto de once días de viaje se convirtió en casi 40 años debido a la incredulidad y constante rebeldía del pueblo de Israel.

·        Deuteronomio 1: 3- 5. Después de acercarse aún más a Canaán y haber derrotado a sus primeros habitantes es cuando Moisés comienza el primero de los discursos de este libro.

·        Deuteronomio 1: 6- 8. Comienza haciendo un recordatorio de lo que Dios les dijo cuando estaban en Horeb (debían salir de ese lugar) y dirigirse hacia la Tierra Prometida porque Dios se la había entregado.

·        En esta mañana nos vamos a fijar especialmente es el vs. 6:”HABÉIS ESTADO BASTANTE TIEMPO EN ESTE MONTE.”

·        No vamos a hacer una clase de historia bíblica sino ver lo que Dios nos quiere decir a nosotros con este mensaje.

a)     Debemos salir del monte donde nos encontramos porque no es el lugar definitivo que Dios quiere para nosotros.

b)     ¿Qué va a ocurrir cuando salgamos de este monte?

c)      ¿Cómo podemos vencer esos obstáculos?

2-     Desarrollo:

2.1 “Saliendo de Horeb.”

·        Es un buen mensaje para acabar el año. Mirar hacia atrás para dar gracias a Dios por las cosas buenas que hemos vivido como Iglesia: alabanza, oración, conversiones, misiones, jóvenes... Pero no hacerlo como un punto final sino como un punto y seguido y mirar hacia delante.

·        ¿Qué le había ocurrido al pueblo de Israel en Horeb? Deuteronomio 4: 9- 14.

En este libro (Deuteronomio) encontramos un relato de lo narrado en Éxodo 19 y ss.

Dios se dirige a Moisés en el Monte Sinaí (Horeb) y les da la ley por la cuál han de regirse, les anuncia cuál va a ser su destino y también que Él les va a acompañar para ayudarles en todas las dificultades. El pueblo de Israel pudo comprobar directamente la Majestad de Dios.

Entonces el pueblo acampó alrededor del Monte. Habían salido de la esclavitud, tenían un buen líder y estaban disfrutando de la presencia de Dios. Estuvieron allí entorno a un año. Entonces es cuando Dios se dirige al pueblo y les dice: “ES TIEMPO DE QUE SALGÁIS DEL MONTE Y CONTINUÉIS EL CAMINO.”

·        El pueblo de Israel pudo cometer el error de dar por terminado su trayecto cuando no había hecho nada más que empezar. Allí no estaban mal, tenían cosas de las que hacía mucho tiempo no disfrutaban, eran un pueblo, estaban juntos y sabían que Dios iba con ellos. Pero todavía tenían que alcanzar metas mucho mayores.

·        ¿Y nosotros qué? ¿Pensáis que estamos en “Horeb”? o ¿hemos llegado ya a la tierra prometida? Estamos en un buen lugar. Disfrutamos de la presencia de Dios: en la alabanza, en la oración, hay un buen espíritu de comunión (hemos superado algunas disensiones), proyectos evangelísticos y misioneros, etc... Podríamos caer en la tentación de conformarnos con la situación que estamos viviendo pero Dios nos dice en esta mañana que no es así hay mucho más por delante o mejor dicho hay muchos más ahí fuera que conquistar.

·        Miremos el nuevo año como una salida del Monte Horeb y seguir caminando hacia la tierra prometida. Ahora veremos lo que nos vamos a encontrar y como vencerlo.

2.2 “Enfrentando a los gigantes.”

·        Deuteronomio 1: 19- 28. El pueblo de Israel obedeció la voz de Dios, salieron de Horeb y se encaminaron hacia Canaán. Antes de entrar decidieron enviar algunos hombres para reconocer la tierra. Sabemos de sobra lo que sucedió, trajeron los frutos de la tierra (eran muy buenos) pero también noticias de sus habitantes (eran muy grandes con ciudades fortificadas). Fue ahí donde el pueblo de Israel dudó de Dios y todo se trastocó. El relato más detallado está en Números 13.

·        Cuando salgamos de Horeb nos vamos a encontrar a gigantes. Son los enemigos que van a impedir que alcancemos nuestro destino. En esta mañana no vamos a hablar sobre los gigantes de Israel que nos los conocemos sino sobre los nuestros, ¿qué puede impedir nuestro avance?

·        En esta mañana y de forma somera podemos destacar tres:

a)     La comodidad. Prefiero quedarme como estoy, no quiero hacer nada más, tengo mucho trabajo, una casa que cuidar y una familia, ya doy bastante a Dios y a la iglesia “Casa de Oración”, conmigo que no cuenten para nada más. Si pensamos así nos quedamos en Horeb y la Tierra Prometida ni la vamos a oler de lejos.

b)     La incredulidad. Llevo muchos años oyendo lo mismo y nunca pasa nada. Esto no es más que una racha positiva, pero al final se pasará y volveremos a lo de siempre. La gente es muy dura y España no tiene solución.

c)      El desacuerdo. Yo no veo así las cosas, creo que se podrían hacer de otra forma, no se enteran de nada. Yo lo haría mejor. Tendremos que hacer un comité para tratar estos asuntos.

·        Pero la palabra de Dios nos enseña la clave para vencer a esos y a cualquier otro gigante.

2.3 “Venciendo los obstáculos.”

·        El pueblo de Israel cuando recibió el informe de los exploradores comenzó a dudar del propósito de Dios y las palabras de Moisés fueron: Deuteronomio 1. 29-31.

·        Vs. 29: No debemos tener temor ni miedo de lo que pueda pasar ni de nadie que quiera oponerse al avance de la obra de Dios. El temor y el miedo se asientan en la debilidad y la incertidumbre y nosotros tenemos claro quién está con nosotros.

·        Vs. 30: Dios es grande y puede vencer esos obstáculos y cualesquiera otros.

·        Vs. 31: Recordemos los hechos pasado donde Dios ha obrado con mano poderosa para animarnos a seguir adelante.

·        En otras palabras TENGAMOS FE. La clave para superar los obstáculos es creer a Dios y a su Palabra. Leer Hebreos 11. Es creer lo que no vemos y confiar en que lo vamos a recibir.

3-     Conclusión:

·        En un año 2009 donde la gente lo único que espera es que pase pronto, de ahí la broma Feliz 2010. Porque se supone que va a ser muy duro por la crisis económica nosotros debemos mirar más allá.

·         Debemos salir del Monte Horeb donde nos encontramos. Estamos bien, muy a gusto pero hay un camino por delante que debemos emprender y no debemos cometer el error de pensar que ya hemos llegado.

·        En ese camino encontraremos gigantes: comodidad, incredulidad, desacuerdos, pruebas, etc....

·        Los debemos vencer con la fe.

·        FILIPENSES 3. 12- 14.

 

 


Tags: inconformistas, metas, tierra prometida

Publicado por manuelsanchez @ 16:22  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios