S?bado, 29 de noviembre de 2008


BUENAS NOTICIAS PARA TODOS

 

 

Estamos prácticamente en las puertas de las Navidades, fiestas populares que pretenden tener su origen en el Cristianismo, y que se supone que el mundo entero celebra como el nacimiento o adviento de nuestro Señor Jesucristo.

 

Seguro que todos tenemos en  mente la tierna imagen de aquellos pastorcillos que cuidaban sus rebaños las vigilias de la noche, a los cuales de forma extraordinaria y sobrenatural se le apareció un ángel, para darles  las buenas noticias que suscitarían un gran gozo en el pueblo, había nacido el salvador del mundo, Jesús el Cristo. (Lucas 2:8-14). Ésta imagen pretende justificar la alegría con la  que se celebra tan magno acontecimiento.

 

No se para  vosotros, pero para mucha gente, este año 2008 ha venido cargado de malas noticias que mantienen a nuestra sociedad,  en un estado de preocupación permanente, de incertidumbre e inseguridad, en algunos casos de verdadera angustia.

 

Este es contexto en el que afrontamos estas navidades, pero aunque solo sea por los orígenes que se le suponen a las fechas navideñas que se avecinan, podemos cansados de malas noticias compartir con el mundo que nos rodea buenas noticias de gran alegría, pues los creyentes, no debemos de olvidar que la navidad también es un tiempo de misión, que hemos de saber aprovechar.

 

El nacimiento de Jesús supuso una buena noticia de gran gozo para todo el pueblo.

 

Había nacido el salvador del mundo, el ungido del Señor y esto forma parte de un Plan diseñado por Dios desde antes de la fundación del mundo, por tanto no improvisado, y que constituye a la humanidad en el objeto expreso de su amor.

 

Juan 3:16 Jesús es la respuesta concreta del amor de Dios por el mundo.

 

  • Su respuesta concreta inspirada en el amor fue incondicional.

 

  • Su respuesta concreta inspirada en el amor fue inalterable, pues no dependía de nada que no fuese su amor por nosotros.

 

  • Su respuesta concreta inspirada en el amor no esperaba nada a cambio, el fin es el bien de todos aquellos que la aceptan y reciben con fe.

 Lucas 6:31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

 

El contexto es el amor a nuestros enemigos, ciertamente un amor tal, está fuera del alcance de cualquier ser humano, sin la Gracia de Dios. Sin lugar a ninguna duda, es el amor de Dios en nosotros el que hace posible esto.

 

 

 

 

La conocida regla de oro, parece ser que no es atribuible solamente a Jesús, ya algunos pensadores y rabinos anteriores a Jesucristo la recitaban, pero en su forma negativa, es decir “No hagas a otros lo que no quieras que te hagan.” Ahora existe una clara diferencia entre la máxima negativa, y la iniciativa positiva contenida en la instrucción de Jesús. Es un principio ético extraordinario. Tomar ventaja a nuestro favor con frecuencia nos guía en nuestros asuntos propios, siempre se ha dicho, “el que da primero, da dos veces.”; ahora hemos de dejar que nos guíe también en nuestra conducta bondadosa hacia los demás.

 

Tomemos ventaja con respecto a nuestro prójimo, anticipemos, tomemos la iniciativa en cuanto al bien a nuestro semejantes.

 

Efesios 5:1-2 Nos habla de imitar a Dios y andar en amor, y para ello, no debemos esperar la acción de otros, ni siquiera la respuesta de los demás.

 

Recordemos que Jesús es la respuesta concreta del amor de Dios hacia la humanidad.

 

¿Cuál va a ser nuestra respuesta concreta de su amor en nosotros hacia quienes nos rodean?

 

Recordemos que debe ser incondicional, inalterable y desinteresada.

 

De forma concreta, ¿que podemos hacer esta navidad para contribuir a la alegría de todos los que nos rodean?

 

¿Dejaremos pasar esta oportunidad?

 

¿Tomaremos ventaja?

 

¿Tomamos la iniciativa de hacer el bien?

 

La respuesta concreta la tienes tú.

 

 

 


Tags: Buenas Noticias, Jesucristo, amor, Dios, respuesta, compartir

Publicado por carlosmartiroy @ 10:32  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios