Viernes, 23 de mayo de 2008



Introducción.

1.    La Cruz de Cristo.

 

2.    Tomando la Cruz.

 

3.    La aplicación de la Cruz en la vida cristiana.

 

Conclusión.

 

Texto Principal: Mateo 16: 22-28.

Introducción.

-El hombre moderno busca ante todo su propia realización.

-Realizarse. Desarrollarse totalmente como persona.

-Para ello busca la MOTIVACIÓN. La causa o razón para hacer una cosa.

-Todo tiene que tener un fin y este debe ser la consecución de nuestra felicidad.

-Este utilitarismo nos lleva a la renuncia de todo aquello que no nos produce satisfacción inmediata o no nos conduce a la consecución de nuestra ambición.

-El joven estudia no para formarse como persona, ni si quiera como profesional. Tan sólo para conseguir un trabajo, que le produzca dinero y este a su vez la felicidad.

-De esta manera todo se convierte en medio para llegar a la felicidad: la familia, el matrimonio, la amistad.

-En este camino hacia la felicidad, se usan todos los medios, sin cuestionar si son lícitos o no.

-Conversación con amigo de Pedro. Venderse, traicionar. Todo vale.

-Por tanto la realización y la motivación son el objetivo  motor del hombre actual.

-¿Puede el cristiano buscar en estos elementos la consecución de su propia fidelidad? ¿La realización es nuestro objetivo? ¿La motivación debe ser nuestro motor?

Veamos el ejemplo de Cristo y si su vida encaja en este modelo.

1.    La Cruz de Cristo.

-Leamos Filipenses 2: 1-11.

-Renuncia a ser Dios, se despoja, se hace siervo. Siendo hombre se humilla. Versículo 8 “y estando en la condición de hombre, se humillo a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz”.

-Jesús como Dios no busco su realización, que sería ser Dios y Dios pleno.

-Pero en lo que nos compete, en su condición de hombre se nos dice. Se humilló a sí mismo.

-Primera cuestión. El es sujeto y objeto de la acción. El toma la decisión y la lleva a cabo. Actúa en libertad. Se auto humilla.

-¿Pero que es humillarse? Abatir el orgullo y altivez de uno. En este caso de si mismo.

-Parece que el acto de humillarse es antagónico con la realización.

-Si Jesús hubiera querido realizarse debería haber se perfeccionado como Dios, ya que ser Dios es una forma de suprema de Ser.

-El camino de Jesús al humanarse es el de la negación.     

-Pero su negación no para en la encarnación. La Biblia nos habla de que fue obediente hasta la muerte y muerte de Cruz.

-La obediencia es contraria la motivación. La motivación busca un para qué y en función del para qué actúa o no.

-La obediencia implica actuar haya un porque o no lo haya.

-Abraham decidió obedecer a Dios y sacrificar a su hijo, aunque este no le dio una explicación ni la utilidad que tendría el que él obedeciera.

-Jesús en Lucas 22:42. “Padre, si quieres, pasa e mi esta copa; pero no se haga mi voluntad si no la tuya”.

-Jesús antepone la voluntad de Dios a la suya y en este acto de negación renuncia a toda motivación utilitarista y a su propia realización. Ya que, aunque Jesús tuviera la motivación de salvarnos, el murió anticipadamente, sin saber si su sacrificio iba a ser aceptado por los hombres. Y al morir por todos y cada uno. Valoró su sacrificio en forma cualitativa y no cuantitativa.

-Jesús hubiera muerto igual por un solo hombre.

-Si Jesús no se rige por las motivaciones ni busca su propia realización. ¿El cristiano debe hacerlo?

2.    Tomando la Cruz.

-Puede que Dios llamara a Jesús a una renuncia y negación de si mismo, pero que a sus seguidores les valiera esa renuncia y ellos no tuvieran que renunciar a nada.

-Jesús mismo niega esta posibilidad. En Mateo 10. 34-39. Jesús no habla claramente del nivel de renuncia que pide a sus seguidores.

-El que ama a padre o madre más que a mí no es digno de mi. Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mi.

-Jesús no tendría autoridad moral para pedirnos esto si el mismo no se hubiera negado a sí mismo, pero en Filipenses ya vimos su auto negación. Dios mismo se niega a si mismo al enviar a su Hijo a morir por el hombre.

 -Tomar nuestra cruz y seguir a Jesús. ¿Esto qué significa? ¿A caso se necesitan más sacrificios para que Dios perdones a los hombres?

-No esta negación de la que habla Pablo. En Romanos 6:6 Se dice que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con Cristo.

-En Gálatas 2:20. Nos habla de que estamos crucificados con Cristo y que ya no vivimos nosotros, si no Cristo en nosotros.

-Nosotros también debemos seguir el camino de renuncia.

-La señora Marachale dice en su prisión en Suiza  a finales del siglo XIX.

-La entrega y el sacrificio es total.

-¿Esto implica la enajenación de nuestra personalidad, el exterminio de nosotros mismos?

-En ninguna manera. Implica la verdadera realización del Cristiano. Ya que el pecado es la verdadera enajenación del hombre.

-El pecado nos esclaviza. Los vicios nos atan. La maldad contamina nuestras relaciones personales, el egoísmo destruye como un cáncer la sociedad.

-La verdadera felicidad no se puede buscar en solitario, para mi solo, ya que mi felicidad implica la infelicidad de los otros. Mi abundancia su escasez, mi riqueza su pobreza.

-Por eso Dios nos habla en 1ª Corintios 13. de un camino aún más excelente el del Amor.

-De esto se infiere la última parte de este discurso.

-Si Jesús toma el camino de la renuncia y de la humillación, si nos demanda eso mismo a nosotros, ¿Cómo llevar la cruz en la vida crisitiana?

 

3.La aplicación de la Cruz en la vida cristiana.

-Lo primero que nos dice la Biblia es que debemos poner a Dios en primer lugar. En Mateo 10 lo hemos leído.

-Pero esta realidad se contradice si decimos amar a Dios que no hemos visto y aborrecemos a los hombres.

-Poner a Dios en primer lugar implica el hacerse siervo de todos los hombres. El tener alto concepto de nosotros mismos si no el correcto, el no hacer acepción de personas, el estimar a los demás como superiores a nosotros mismos, etc.

-Llevar la cruz no es sobre llevar las desgracias que Dios permite en nuestra vida.

-Llevar la cruz es renunciar al YO excluyente.

-Es no buscar otra motivación que el servicio en amor a nuestra sociedad, a nuestra familia y a la iglesia.

-Nuestra realización como cristianos es que Dios crezca en nosotros y que nosotros menguemos.

-Para concluir:

-Este mundo busca la felicidad en la auto realización. Para conseguirla es capaz de hacer cualquier cosa. En muchos casos justificando los medios por el fin.

-La motivación utilitarista nos obliga a realizar lo que nos produce algún provecho personal.

-Jesús nos llama a la renuncia y a la humillación. Ya que Dios es el encargado de exaltarnos. Filipenses 2: 9-11.

-Por tanto tomemos nuestra cruz cada día y sigamos a Jesús. 


Tags: predicación, evangelio, cristo

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios