Mi?rcoles, 28 de junio de 2017


1.     Introducción:

  • Números 6: 22 al 27.
  • Este libro de Números nos continúa contando la historia del pueblo de Israel después de salir de Egipto. Su nombre en hebreo es “en el desierto” tomado del principio del libro. Por lo tanto nos narra las vivencias del pueblo durante su viaje por el desierto del Sinaí.
  • En una parte de este libro intercalado entre la institución del nazareato y las ofrendas para la dedicación del altar nos encontramos con estos versículos.
  • Son una clara declaración del propósito de Dios para su pueblo.
  • Este texto se conoce como la bendición de Aarón y ha sido muy leída y comentada a lo largo de la historia. Aún hoy en día muchos cristianos la citan textualmente y se usa de forma reiterada en los cultos.
  • Por supuesto, entendemos que precisamente por donde esta insertada nos revela un primer aspecto esencial. Dios está y lo ha estado siempre por encima de los rituales y las especificaciones que da a su pueblo tanto ayer como hoy. Por encima de todo eso está el profundo amor de Dios hacia el hombre. Eso se revela en la elección de un pueblo a través del cual revelarse en medio de la historia y culmino con el sacrificio redentor de Cristo.
  • Lo esencial de este texto es que no revela el deseo de Dios para nuestra vida es el de bendecirnos y darnos cosas maravillosas porque así lo ha querido. Ahora bien también hay unas condiciones: humillación y obediencia. Por eso donde está insertado nos revela esa implicación.
  • Mi madre leyó en un libro al principio de su vida cristiana: “La familia cristiana” que era un buen hábito bendecir a sus hijos antes de dormir. Yo tenía esa costumbre y hasta bastante mayor le pedía a mi madre que me bendijese. Aprendió una oración de ese libro y la repetía cada noche. No por el poder de la repetición sino porque es un principio establecido por Dios.
  • Eso mismo hago con mis hijos cada noche. Ellos han tomado el hábito y me lo reclaman antes de dormir. Es algo que sé que muchos practicamos y vemos la bendición de Dios es nuestras familias.
  • El valor más importante es que ellos aprenden de dónde viene todo nuestro sustento y a quién pueden recurrir cada instante en su vida.
  • Anécdota del campamento con el cole de Manuel.

2.     Desarrollo:

2.1.El Señor te bendiga y te guarde.

  • Números 6: 24
  • Entendemos pues este poema no como un mantra que tiene valor al ser repetido sino como una magnífica expresión de la voluntad de Dios para sus hijos, aquellos que le obedecen, le siguen y le sirven: vs. 23. Romanos 9.
  • El poder no está en la declaración en sí sino en la obediencia a Dios. Dios quería que los sacerdotes proclamarán sobre el pueblo cual era el propósito de Dios para ellos.
  • Vs. 24a: “El Señor te bendiga”
  • Esta frase que se ha convertido con el tiempo en un saludo o despedida ritual tiene profundas implicaciones en lo espiritual.
  • Para nosotros bendecir es hablar bien pero además procurar el bien de los demás (orar por ellos y hacer nuestra parte) mientras que maldecir es más que hablar mal sino procurar y desear su mal. Romanos 12: 14.
  • Bendecir no significa hablar bien de nosotros, la palabra de Dios implica directamente su poder en acción. “Él dijo y fue hecho”.  Salmo 33: 9
  • En tiempos en los que se manipula el término bendición hasta llegar a convertir  a Dios en un mercenario (si ofrendas lo suficientes compras el favor de Dios) debemos recordar el sentido bíblico de este término.
  • Bendecir (Barak en hebreo) implica una disposición o favor de Dios hacia alguien.

Va ligado a los conceptos de éxito y fruto.

  • Y no es otro que su deseo de bienestar y provisión para su pueblo: Jeremías 29: 11
  • Vemos el progreso de la bendición de Dios desde el principio hasta nuestros días:

a)     Adán: Génesis 1: 28

b)     Noé: Génesis 9: 1

c)     Abraham: Génesis 12: 2

d)     Nosotros: Gálatas 3: 8 y 9

  • Es una bendición en lo espiritual: revelación, dirección y propósito. Efesios 1: 3
  • Es una bendición en lo material: provisión, salud, bienestar. Salmo 91.
  • Vs. 24b: “…y te guarde”
  • La bendición de Dios se expresa en protección sobre nuestra vida.
  • Vivimos rodeados de peligros, algunos los vemos y otros nos pasan desapercibidos.
  • Algunos pueden destruir nuestra vida en lo físico: accidentes, lesiones, enfermedad, carencias, adversidades.
  • Otros en lo espiritual: desidia, enemistad con Dios, tentaciones
  • Dios interviene aún de forma que no vemos para rodear nuestra vida con su protección única.
  • Es mejor que cualquier alarma o guardaespaldas: Salmo 121: 7 y  8

2.2.Su rostro sobre ti y misericordia

  • Números 6: 25
  • Que Dios ponga su rostro sobre nosotros tiene varias consecuencias: misericordia y paz.
  • Esto quiere decir que Dios nos mira, se fija en nosotros.
  • ¿Hay algo comparable?
  • Anécdota de alguien reconocido o de prestigio que te reconoce cuando tú no te lo esperas. Anécdota del Albino en la Universidad.
  • Por el contrario es algo dañino para nosotros que  Dios esconda su rostro de nosotros: Salmo 27: 9 y Salmo 102: 2. Si hay pecado de forma deliberada en nuestra vida, Dios tiene que apartar su rostro porque no puede tolerarlo.
  • El primer resultado de esa mirada es misericordia. Dios nos mira a través de Cristo (justificación) y por eso nos ve santos cuando en realidad somos pecadores.
  • Nos mira con su amor y perdón.
  • La misericordia es darnos una nueva oportunidad cada día: Lamentaciones 3: 22 y 23.
  • No nos da el mal que merecemos sino el bien que ha designado para nuestras vidas.

2.3.Ponga en ti paz.

  • Números 6: 26
  • La parte de la canción que dice: “Tu mirada puesta en mí me llena de tu paz”, es algo que siempre me ha emocionado hasta las lágrimas.
  • Pensar que Dios se fija en mí, hace que la paz suya inunde nuestra vida.
  • El término original es “Shalom” que significa: tranquilidad, bienestar y también provisión.
  • La paz hoy en día cotiza muy alto. Son innumerables los conflictos a todos los niveles, globales y locales, políticos y sociales, comunitarios y personales.
  • Todos estos conflictos provocan en nosotros inquietud, lo que supone un desasosiego y desconfianza a lo que nos rodea y hacia el futuro.
  • Pero Dios trae sobre nosotros “paz”, un bienestar que va más allá de las situaciones y nuestro entendimiento de las mismas.
  • Eslogan publicitario: Que paz interior da tenerlo todo y pagar poco.
  • Filipenses 4: 7. Cristo es la fuente de nuestra paz.

3.     Conclusión.

  • Números 6: 27
  • Dios ha puesto su nombre, como un sello sobre nosotros. Es la garantía de que esta bendición se cumplirá.
  • No olvidemos que estamos llamados a llevar esta bendición a otros.
  • Oración.

Publicado por manuelsanchez @ 16:56  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios