Mi?rcoles, 28 de junio de 2017

1.     Introducción:

  • Filipenses 3: 7- 21
  • Esta carta de Pablo a los creyentes en Filipos es muy especial en muchos sentidos. Pablo se sentía muy unido a estos hermanos, también comprendido y apoyado por ello por eso nos encontramos al Pablo más personal del NT.
  • En el texto que hemos leído Pablo desarrolla la idea de qué estaba esperando y como lo hacía.
  • ¿Qué esperamos nosotros?
  • ¿Cuáles son nuestras expectativas?
  • Todos tenemos expectativas en todas las áreas de nuestra vida: laboral, sentimental, familiar, ministerial, etc.
  • También tenemos expectativas en cuanto a las personas con las que nos relacionamos. Aquellas que son más cercanas a nosotros y en las que invertimos más tiempo son de las que más esperamos y de otras aún en otro nivel pero también esperamos cosas.
  • Este asunto de las “expectativas” es una gran causa de conflicto y confusión. Cuando no recibo lo que esperaba y cuando las otras personas no se comportan conmigo como yo esperaba que hiciesen.
  • Vivimos en un entorno claramente inclinado hacia lo material. Donde la mayoría de la gente centra sus expectativas en cosas que se pueden comprar y acumular.
  • Anécdota de la comida cuando era pequeño: lentejas y tortilla.
  • Ejemplo de si esperamos un día tranquilo o ajetreado en el trabajo. Si vamos avisados que será un día dura afrontamos las problemas mejor.
  • Ejemplo de la previsión del tiempo. Si esperamos lluvia y llueve estamos preparados, si no es así nos empapamos y vemos trastocados nuestros planes.
  • Hace unas semanas predicaba sobre la verdad basándome en el texto de Juan 14: 6. Ese día hablábamos de que Jesús es la verdad en su sentido más absoluto. Es importante, creer en la verdad, vivir en la verdad (como Cristo), hablar verdad y esperar verdad. En esta última parte hablamos muy rápidamente sobre tener expectativas correctas y hoy nos vamos a detener aquí con más detalle.
  • La historia de José nos habla de una persona que tiene unos sueños (que vienen de Dios) y se cumplen después de muchas vicisitudes. Cuando leemos esta historia podemos caer en una interpretación errónea y concluir que Dios cumplirá nuestros sueños. Esto puede o no ser cierto. Lo que siempre se cumple son los sueños que Dios pone en nosotros (son dos cosas muy diferentes).
  • Los sueños de Dios o mensajes de Dios es un término más amplio están destinados a orientarnos sobre el futuro para que cuando lleguen las situaciones no nos sorprendamos y estemos preparados.
  • La Palabra de Dios nos deja claro en un sentido general lo que podemos esperar si creemos en Cristo y lo que podemos esperar si vivimos alejados de él: Romanos 2: 6 al 8.

2.     Desarrollo:

2.1.¿Qué esperar?

  • Filipenses 3: 8- 11
  • En los vs. 7 y 8 Pablo relata como todo lo que era importante para él y en lo que había basado su vida no tenía ningún valor al compararse con seguir a Cristo. Eso lo era todo y estaba dispuesto a empeñarlo todo por ello.
  • A veces nosotros a diferencia suya somos más de nadar y guardar la ropa por si acaso.
  • El principio bíblico es la renuncia. Eso debe estar en el primer lugar de lo que él (Pablo) y nosotros debemos esperar.
  • ¿Qué esperaba?
  • Vs. 10a: Conocer a Cristo
  • Vs. 10b: Conocer el poder de su resurrección
  • Vs. 10c: Participar en sus padecimientos
  • ¿Se parecen estas cosas a lo que nosotros esperamos?

a)     Conocer a Cristo: Desde el momento en que nos convertimos empieza un proceso de transformación en nuestra vida. El propósito es que con la ayuda del Espíritu Santo lleguemos a parecernos más a Cristo cada día: Efesios 1: 17 y 18.

b)     Conocer el poder de su resurrección: Efesios 1: 19 y 20. Efesios 3: 20. El mismo poder (fuerza incomparable) que actúo en Cristo es el que opera en nosotros. Así estamos llamados a ver cosas increíbles, transformaciones maravillosas y conseguir lo que se nos antojaba imposible.

Este poder obra para: revelación, sanidad, conversión, provisión, etc.

c)     Participar en sus padecimientos: Hechos 9: 16. Era algo que Pablo sabía que le estaba esperando y lo afrontaba con la seguridad del que sabe lo que le espera. Juan 15: 20.

  • Por el contrario podemos ver en la misma cara qué era lo que Pablo no esperaba: Filipenses 4: 10- 20.

a)     Reconocimiento

b)     Apoyo ni comprensión

c)     Recompensas materiales

  • No es una visión negativa de la realidad, precisamente por estar en la cárcel, sino una visión consecuente.
  • Debemos tener ilusión y esperar cosas grandes basadas en lo que Dios nos enseña y nos muestra pero no debemos ser ilusos (ilusiones falsas).

2.2.¿Cómo esperamos?

  • Filipenses 3: 12 al 14
  • No sólo es importante esperar lo correcto para no frustrarnos nosotros y frustrar a los que nos rodean. También es importante tener una actitud correcta frente a lo que sucede.
  • Vs. 12: Hacer una evaluación correcta. No lo he alcanzado todavía pero tengo claro que no voy a persistir sino voy a perseverar. Voy a seguir hasta el final para conseguirlo. Hay un claro sentido de propósito en esta declaración.
  • Vs. 12: Una determinación firme. Dios me ha llamado para algo y voy a caminar hacia ello hasta el final. Prosigo.
  • Vs. 13 y 14: Me olvido lo de atrás y miro hacia lo que está por delante. Que gran declaración y cuanta importancia tiene para nuestra vida.
  • A veces miramos al pasado con nostalgia (todo tiempo pasado fue mejor) y eso nos ata y nos impide avanzar. Otras veces miramos al pasado con dolor porque recordamos lo que dañó y nos vuelve a herir al recordarlo. También podemos mirar al pasado para recordar los éxitos conseguidos y me puedo olvidar de que hay que seguir trabajando.
  • Anécdota del corredor que va hacia atrás. Pensamos que está un poco más de la cabeza. El loco que corre hacia atrás y el retrorunning.
  • A veces nosotros nos parecemos a este corredor. Vamos hacia delante mirando hacia atrás.

2.3.Buenos modelos.

  • Filipenses 3: 17 al 21
  • Es importante esperar lo correcto, buscarlo de la forma correcta pero además tener buenos modelos en los que fijarme.
  • Doy gracias a Dios por los buenos modelos que Dios ha puesto en mi vida porque mirándoles a ellos he podido crecer.
  • Debemos buscar alguien que sea un ejemplo para nosotros de cómo Cristo fue y fijarme en Él como un estímulo para mi vida.
  • El modelo es el mejor ejemplo de aprendizaje.
  • También es importante vigilar nuestra forma de comportarnos porque somos modelos para los que nos rodean.

3.     Conclusión.

  • Lucas 21: 25 al 36.
  • Tengamos las expectativas correctas, vayamos a por ello con determinación y no mirando al pasado, siguiendo a los modelos que Dios ha puesto a nuestro lado para inspiración.
  • Oración.

Publicado por manuelsanchez @ 16:52  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios