Mi?rcoles, 28 de junio de 2017

1.     Introducción:

  • Mateo 20: 1- 16.
  • Esta parábola de Jesús se corresponde a un tema central en los evangelios: El Reino de Dios. Usa historia de la vida cotidiana para enseñar como es el Reino que se ha inaugurado con su venida.
  • Ese reino hoy en día se sigue extendiendo en el mundo espiritual (Juan 18: 36) y será establecido cuando Cristo regrese en gloria.
  • Esta parábola, cuyo significado desgranaremos en esta mañana está directamente con la parábola del joven rico (Mateo 19: 16 al 30) y la parábola de los convidados a las bodas (Mateo 22: 1 al 14). Esto lo vemos porque los versículos finales en las tres son muy similares.
  • En esta parábola tenemos al dueño de la viña, a los obreros que van a trabajar y el resultado que reciben por su trabajo. Las viñas son una figura que encontramos en muchos otros textos: Salmo 80: 8- 16; Isaías 5: 1- 7; Jeremías 2: 27; Lucas 20: 9 al 16 y Juan 15: 1- 8.
  • De los mismos podemos deducir que la viña es la obra de Dios pero también es el mundo en general. Dependiendo de esto podemos interpretar esta historia en ambos sentidos, veremos los dos en esta mañana.
  • En esta historia tenemos varios tipos de obreros. Yo trabajo en una fábrica y lo he hecho en este entorno desde el principio de mi vida laboral por eso creo que puedo establecer varias categorías en cuanto a cómo trabajamos las personas:

a)     El profesional: Llega, hace su trabajo, intenta ser eficaz, dar pocos problemas y siempre está dispuesto. Así hay algunos.

b)     El bueno: Hace bien su trabajo, siempre lo está anunciando y echando por tierra el trabajo de los demás.

c)     El servicial: No es brillante pero está dispuesto a todo y con ganas de aprender.

d)     El vago: Intenta escabullirse todo el tiempo, procura los trabajos más fáciles y pasar desapercibido.

e)     El protestón: Nunca está contento con nada. Nadie le valora porque es el mejor trabajador y todo el mundo está en su contra.

f)      Todavía quedan algunos más…

  • De una cosa estoy seguro después de todos estos años y es la comparación continua que solemos hacer en nuestro trabajo. En concreto el conflicto entre un turno y el otro es algo que ocurre todos los días. Mi función consiste en ver que muchas veces son ideas erróneas y que la comparación no es su función.
  • En esta historia tenemos varios tipos de obreros, la diferencia es la hora del día en la que fueron llamados y eso por supuesto condiciona todo el desarrollo:

a)     Vs 1 y 2: Los que fueron llamados desde el principio del día. Estaban destinados a trabajar doce horas (de 6 de la mañana a 6 de la tarde).

b)     Vs. 3 y 4: Fueron llamados sobre las 9 de la mañana. Tenían por delante 9 horas de trabajo (3/4 de la jornada)

c)     Vs. 5: Fueron llamados a mediodía.  A la mitad de la jornada.

d)     Vs. 5: Fueron llamados a las 3 de la tarde. Sólo restaba 1/3 de la jornada laboral.

e)     Vs. 6 y 7: Fueron llamados cuando sólo quedaba una hora de trabajo.

  • Esta parábola es la respuesta a la pregunta de Pedro (Mateo 19: 27) y el tiempo empleado en el trabajo se convierte en el hilo central de la enseñanza.

2.     Desarrollo:

2.1.Sirviendo bajo la ley.

  • Mateo 20: 10 al 15.
  • Llega el final del día y aquellos que han estado todo el día trabajando ven que su recompensa es la misma que la de los demás, ESTO ES INJUSTO, y se lo hacen saber al dueño de la viña.
  • Aquí estamos hablando de OBRAS, DE VIVIR BAJO LA LEY.
  • Yo he trabajado 12 horas y me merezco más que el que ha trabajado 1 hora o incluso la mitad de la jornada.
  • Entonces no somos obreros sino jueces del trabajo de los demás.
  • Si entendemos la viña como el mundo estamos hablando de aquellos que creen que pueden ir delante de Dios y poner sus obras en una bandeja y recibir por ello la recompensa de Dios.
  • La realidad divina es bien distinta: Romanos 3: 23 al 26.
  • Pensamos que Dios nos ha llamado a nosotros a ser jueces sobre los demás (esta parte se nos da de maravilla), cuando en realidad se nos ha encomendado vigilar nuestra propia vida y AYUDAR a los demás, no juzgarles.
  • Job 1: 21 y Romanos 9: 20. Está bastante claro que no es nuestra misión lo que Dios reparte a cada uno.
  • ¿Acaso somos nosotros más justos que Dios?
  • En la parábola del publicano tenemos una situación similar: Lucas 18: 9 al 14. El que se enorgullece delante de Dios, será humillado.
  • Es muy fácil que veamos lo que no está bien en los demás pero nos cueste verlo en nosotros mismos: 2ª Samuel 12: 1- 10. David entiende la historia y el que lo ha hecho ha cometido una gran maldad pero en ningún momento pensaba que se estaba refiriendo a él mismo. ¿Nos pasa lo mismo a nosotros?
  • Juan 21: 15 al 22. Pedro recibe un trabajo grande de parte de Dios y lo acepta. Después ve a Juan y le pregunta a Jesús, ¿y a él que parte del trabajo le va a tocar? La respuesta de Jesús es: eso es cosa mía, dedícate a tu propio trabajo.
  • Estas tres actitudes junto con la de los obreros desde el principio del día nos muestran las actitudes de vivir bajo la ley:

a)     Orgullo delante de Dios

b)     No reconocer nuestros propios pecados sino ver lo de los demás

c)     Estar pendientes del trabajo y recompensa de los demás

  • Sabemos el daño que puede generar en nuestra vida la envidia, los celos y el egoísmo.
  • No seamos de este tipo de obreros.

2.2.Sirviendo bajo la gracia.

  • Mateo 20: 9.
  • Aquí vemos la parte sorprendente de la historia, a la que ya nos hemos referido, los que llegaron a trabajar y lo hicieron sólo una hora recibieron la misma recompensa que los que trabajaron todo el día.
  • Nos podemos imaginar cómo se sintieron, sin duda muy agradecidos.
  • Eran conscientes de que habían recibido mucho más de lo que merecían por sólo una hora de trabajo.
  • Esto es la gracia, hemos recibido de Dios lo que no merecemos (la salvación) y por el contrario hemos dejado de recibir lo que nos merecemos (condenación).
  • ¿Pensáis que en ese momento estos obreros se acordaron de los que habían trabajado todo el día?
  • Anécdota de la ITV, cuando me salió gratis os puedo asegurar que era tal la alegría y sorpresa que no se ocurrió pensar en lo que le había ocurrido ni al anterior ni al posterior a mí.
  • Si volvemos a la parábola del publicano, el que se humilló delante de Dios, ese nos dice el texto que fue justificado.
  • Si la viña es el mundo es que se acerca a Dios sabiendo que la salvación es un regalo inmerecido, ese será justificado.
  • Si la viña es el trabajo en el servicio a Dios, hagámoslo con alegría sin pensar en la recompensa ni en lo mucho que merezco por mi trabajo, sino pensar que “siervos inútiles somos”.

3.     Conclusión.

  • Yo llevo como creyente más de 30 años y estoy totalmente convencido que conocer al Señor de niño es lo mejor que me ha pasado en la vida. El tiempo vivido con Él, ha sido maravilloso. He sido librado de tantos sufrimientos, decisiones incorrectas y fracasos por haber recibido su enseñanza desde pequeño.
  • He conocido a personas que han visto este asunto como una losa en su vida y se han equivocado.
  • La recompensa de Dios a sus obreros está en: Mateo 19: 20 y 30. Dios va a recompensar grandemente a todos los que hemos trabajado para Él y esa recompensa será del todo justa. Pero no será en función del tiempo que hayamos empleado en la misma.
  • La última frase nos parece difícil de encajar: “muchos llamados pero pocos escogidos”.
  • Todos los hombres son llamados por Dios pero sólo los que entienden la gracia pasan a formar parte de los escogidos de Dios. ¿Has aceptado su gracia?
  • Podemos servir a Dios y estar viviendo bajo la ley de las obras, dejemos eso a un lado para vivir el servicio cristiano bajo la gracia de Dios.
  • Oración.

Publicado por manuelsanchez @ 16:14  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios