Lunes, 23 de febrero de 2015

“LA MEJOR ALIMENTACION”

  1. 1.       Introducción:
  • Juan 6: 33.
  • Desde que éramos pequeños en el colegio nos han explicado la pirámide alimentaria, es decir, aquello que debemos comer y con qué frecuencia para que nuestro cuerpo se desarrolle de forma sana y equilibrada.
  • En la base de la pirámide tenemos: pan, cereales, arroz y pasta (alimentos ricos en hidratos de carbono) que debemos comer entre 4 y 6 raciones diarias.
  • En el segundo piso tenemos: frutas y verduras (ricos en agua, vitaminas, minerales y fibra) que debemos comer 5 raciones al día.
  • En el tercer piso tenemos: leche y derivados (ricos en proteínas) y debemos tomar 2 raciones diarias.
  • En el cuarto piso tenemos: carnes, pescados, mariscos y huevos (ricos en proteínas), debemos tomar 2 raciones diarias.
  • En el último piso tenemos: carnes grasas, embutidos, helados, dulces y caramelos. Son ricos en calorías y de escaso valor nutritivo. Los debemos comer ocasionalmente.
  • El resultado de obedecer o no a esta pirámide determina nuestra salud física. En nuestros días nos inclinamos por ir a lo rápido que no es ni mucho lo mejor y por eso tenemos tantos problemas de salud (obesidad) incluso en la infancia.
  • Nos encontramos por otro lado con gran número de dietas milagro que nos proponen auténticas barbaridades nutricionales a cambio de un gran resultado en poco tiempo. A pesar de estar desaconsejadas por los médicos muchas personas las hacen.
  • Otros ponen de moda dietas como los veganos sin tomar carne diciendo que es lo mejor para el organismo. Algunos incluso buscando justificación en los textos bíblicos.
  • ¿Qué ocurre con nuestra alimentación espiritual?
  • En esta mañana veremos como Jesús nos dice cuál es el verdadero mejor y único alimento para nuestra vida.
  • Hoy en día, tenemos muchos tipos de pan: cebada, centeno, chapata, baguette y a veces nos perdemos en la elección…que no nos ocurra lo mismo con nuestra dirección espiritual.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Jesús el pan de vida.

  • Juan 6: 26 y 27.
  • Antes de la sección en Juan capítulo 6 a partir del versículo 25 vemos que Jesús había realizado un gran milagro dando de comer a una inmensa multitud (5000 personas) y además Jesús se acercó a sus discípulos caminando sobre el agua. Dos eventos realmente increíbles.
  • La multitud seguía a Jesús y él les dice que lo hacen porque les ha dado de comer, y entonces les da un consejo: vs. 27.
  • ¿Por qué te acercas a Dios? A por alimento físico o a por alimento espiritual.
  • Jesús nos enseña que no debemos buscar lo material porque es pasajero y esclaviza nuestra vida sino buscarle a Él que nos muestra el camino de la vida en plenitud y hacia la eternidad.
  • A veces aun habiendo creído en Cristo, vivimos una vida solamente buscando nuestra estabilidad material sin ocuparnos de ser discípulos y hacer discípulos. Nos acercamos a Dios sólo a pedir pan en vez de ser transformados completamente por Él.
  • Vs. 33: Jesús es el verdadero pan cuya misión es dar vida. Si no se come el pan que es Cristo estamos abocados a la muerte.
  • Vs. 35: Este pan es el único que tiene la facultad de saciarnos completamente. Nos satisface de forma integral porque llena cada hueco de nuestra vida.
  • ¿Por qué entonces después de acercarme a Dios vuelvo a tener hambre y sed?
  • La respuesta es ¿permanezco en Dios?, vs. 56. No estamos llamados sólo a creer sino a permanecer. Si estamos cerca de Él nuestra sed y nuestra hambre se apagan cada día. Juan 15: 5.
  • Vs. 40: El deseo de Dios es que todo el que se acerca a Él tenga una relación duradera y que se prolongue toda la eternidad, eso significa victoria sobre la muerte y el pecado.
  • Vs. 50 y 51. En Cristo hay vida fuera de Él sólo hay perdición, trastorno y fracaso eterno.
  • Lo que Cristo tiene para nosotros es inmenso e incomparable, si lo has descubierto todavía no dejes pasar ni un día y si ya lo has descubierto no permita que nada te aleje de permanecer cerca de Él.
  • No hay otro pan y no hay otra dieta. No nos engañemos ni dejemos que nadie lo haga.

2.2. Reacciones.

  • Juan 6: 60.
  • Los propios discípulos reconocieron que las palabras de Jesús eran duras y difíciles de aceptar. Esto significa que la verdad de Dios es así y Jesús no cambió su discurso para hacerlo agradable sino “verdadero”.
  • Juan 6: 28 y 29.
  • Lo que Jesús estaba diciendo a los judíos que le escuchaban era que tenían que hacer un cambio de dieta. Dejar atrás la tradición y creer que a través de las obras se podían acercar a Dios para dar un salto de fe y creer en Cristo.
  • No cambiemos nosotros el discurso de Cristo para hacerlo agradable. O comemos el pan de Dios que es creer en Cristo o nos perdemos.
  • Vs. 65: Ser capaz de aceptar el mensaje divino es un “don” o “regalo” que procede de Dios.
  • Vs. 66: Después de estas palabras muchos dejaron de seguirle y estuvieron buscando otros panes más agradables de digerir.
  • Vs. 68 y 69: Esta ratificación muestra la profunda comprensión que tenía Pedro de que era verdaderamente el Hijo de Dios.
  • ¿Cómo reaccionamos nosotros?
  • No seas como los que se van a buscar otro pan porque sencillamente no le hay.
  • Si ya lo has encontrado no dejes que nada te separe de Él.
  • Empezábamos con la pirámide alimentaria y acabaremos con la espiritual: Fe, convicción de pecado, arrepentimiento y salvación en la base. Meditación en su palabra (Mateo 4: 4 y Deuteronomio 8: 3), oración y obediencia en el segundo piso. Proclamación y servicio en el tercero y vida eterna en el cuarto. El que sostiene esa pirámide es sólo Cristo.
  1. 3.       Conclusión.
  • ¿Has descubierto el verdadero y  único pan de vida?
  • Si no lo has hecho aún, esta mañana puedes encontrarlo. Cree en Jesús, pídele perdón por tus pecados y recibirás un perdón y un amor incomparables que impulsarán tu vida hasta la eternidad.
  • Si ya lo has descubierto no lo cambies por nada. Debemos seguir alimentando nuestra vida de ese pan que se nos revela a través de su palabra y que nos ayuda a permanecer unidos a Él en oración. Si nos seguimos alimentando correctamente creceremos correctamente.
  • No dejemos de buscar y vivir de ese pan que es espiritual para perdernos en el pan de lo material que no nos lleva a ningún sitio.
  • Santa Cena y oración.

Tags: alimentación, dieta, pan, vida, eternidad, salvación, perdón

Publicado por manuelsanchez @ 20:59  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios