Mi?rcoles, 17 de septiembre de 2014

“UNOS CON OTROS”

  1. 1.      Introducción:
  • Hechos 28: 15.
  • Hace unos días leía en una novela de Alice Munro (la Premio Nobel de literatura de 2013) la siguiente frase: “El mundo sería un lugar maravilloso si no fuera por la gente que lo habita.”
  • En algún momento que otro hemos podido estar de acuerdo con esta afirmación. Eso es lógicamente el resultado de alguna profunda decepción que alguien nos ha causado o que estamos o hemos estado inmersos en algún conflicto.
  • A veces podemos pensar que estaríamos mejor solos y nos podríamos evitar el daño que nos provocan y provocamos a la gente que nos rodea, pero ya Aristóteles dijo con absoluto acierto que: “el hombre es un animal social.” Alguien con no poca gracia a convertido la frase en: “el hombre es un animal social pero los rebaños humanos no saben cómo pastar en paz.”
  • El hombre no puede crecer en soledad y esa es la voluntad de Dios: Génesis 2: 18.
  • Dios creó desde el principio: la pareja, la familia, los pueblos y después de la culminación de la obra redentora de Cristo, su iglesia: Efesios 4: 13.
  • Los beneficios de vivir en comunidad son incomparables y hoy sabemos que gran parte del progreso humano se ha debido precisamente a eso. Cuando se logró una estructura social con reparto del trabajo y división de funciones el bienestar se incrementó notablemente, pero también lo hicieron los problemas.
  • No podemos vivir sin los demás pero a veces tampoco podemos vivir con los demás, ¿qué hacemos entonces? Cómo siempre la Palabra de Dios nos enseña el camino.
  • En esta mañana veremos los aspectos positivos y negativos de nuestras relaciones con los demás que aparecen en la Biblia y las claves para apartar unos y buscar los otros.

a)      Negativos: contiendas, celos, injusticias, murmuración y juicio. Nos desgastan.

b)     Positivos: ayuda mutua, generosidad, perdón y ánimo. Nos edifican.

  1. 2.      Desarrollo:

2.1. Relaciones en negativo.

  • 1ª Corintios 3: 3.
  • Empezamos por las contiendas y los celos. En la iglesia de Corinto pronto empezaron las discusiones, se habían formado dos grupos, unos partidarios de Pablo y otro de Apolos.
  • Pablo interviene en primer lugar poniendo el acento en el origen del problema y no en los aspectos concretos: vs. 3. La inmadurez. Ese es el origen de los celos y las contiendas, junto con comportarse desde un punto de vista “humano”, quiere decir “egoísta” o no transformado por el amor de Dios.
  • Somos humanos, carnales o inmaduros cuando pensamos en nosotros mismos y no en los demás. Y somos lo contrario: espirituales cuando pensamos en lo colectivo (iglesia) antes que en lo mío propio.
  • Lógicamente estamos generalizando porque no podemos entrar en detalle de toda la casuística, pero estos principios nos bastan para no caer en las disensiones o saber cómo frenarlas a nuestro alrededor.
  • Anécdota de la madre, la hija y el pelo largo considerando la importancia de reflexionar antes de seguir adelante con el conflicto.
  • 1ª Corintios 6: 1- 8.
  • Ahora hablamos de injusticias o pleitos. Pablo condenaba que era tan agria la discusión que llegaron incluso a presentar sus demandas en los tribunales.
  • Vs. 8: Pablo condena el hacer algo injusto a alguien y no dar la recompensa justa por algo.
  • Esta actitud era y es intolerable en la iglesia. Estamos llamados a vivir en santidad con la gente que nos rodea.
  • Santiago 4: 11- 12.
  • A todos nos gusta arreglar la vida a los demás y hacer recetas del tipo: “tú lo que tienes que hacer es…”.
  • Murmurar es “Conversar en perjuicio de un ausente, censurando sus acciones”. Eso debe ser algo de lo que debemos alejarnos totalmente.
  • Es habitual camuflar esto diciendo que es sólo un comentario, pero si mi comentario es algo negativo de otra persona no es mi misión divulgarlo.
  • Asociado a esto va el juicio, pero cuidado: “de la misma forma que juzgamos seremos juzgados.” Mateo 7: 2.

2.2.Relaciones en positivo.

  • Gálatas 6: 1- 10.
  • Pero también con nuestro comportamiento podemos hacer un efecto muy positivo en los que nos rodean.
  • El ejemplo más claro es la ayuda mutua.
  • Vs. 2: Cuando estamos cargados necesitamos ayuda y si alguien viene en nuestra ayuda esa carga pesa menos igual que si queremos trasladar un mueble.
  • Aquí estamos hablando de “restauración”, el término que se emplea en el vs.1 quiere decir recomponer los huesos.
  • 2ª Corintios 2: 5- 11.
  • Cuando damos el perdón a alguien que nos ha ofendido esto provoca un impacto muy positivo.
  • Debemos ser generosos en ese aspecto y no poner demasiadas condiciones. Mateo 6: 15.
  • Pablo había sido ofendido pero había perdonado e invitaba a toda la iglesia a hacer lo mismo. Mateo 18: 35.
  • En el perdón se cierran muchas puertas a los ataques del enemigo.
  • Hechos 28: 15.
  • El efecto más maravilloso que podemos provocar en alguien es el ánimo cuando está pasando por una dificultad.
  • Eso es lo que hicieron los creyentes de Roma con Pablo. Se enteraron de todas las dificultades que había pasado y todo el sufrimiento y salieron a recibirle a las puertas de la ciudad (algo habitual para celebrar las victorias y saludar a los héroes).
  • Fue recibido en Roma como un general victorioso a pesar de que lo exterior fuese lo opuesto.
  • Cuando Pablo vio a los hermanos recobró el ánimo y tuvo nuevas fuerzas para seguir adelante.
  1. 3.      Conclusión.
  • Podemos usar nuestra propia vida en relación con los que nos rodean en positivo o en negativo.
  • Lo negativo puede ser muy dañino para nosotros y para otros y es el resultado de dejarnos llevar por el egoísmo.
  • Lo positivo puede ser muy beneficioso para nosotros y para otros y es el resultado del amor de Dios en nuestra vida.
  • ¿Qué efecto tiene nuestra vida en los demás? Seamos sinceros.
  • Acabar con nuestro egoísmo y dar ese lugar al amor es posible por la acción del Espíritu Santo en nuestra vida.
  • Pensar en esto para nuestra vida y no para recetárselo a otros.
  • Oración.

Tags: comunidad, contiendas, celos, murmurar, perdón, generosidad, animar

Publicado por manuelsanchez @ 21:04  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios