Mi?rcoles, 07 de noviembre de 2012

“DIOS DE PERSONAS NO DE LUGARES.”

  1. 1.       Introducción:
  • Hechos 17: 24.
  • Este capítulo 17 contiene uno de los discursos magistrales de Pablo que tenemos detallado en el NT.
  • Estaba en Atenas, la ciudad donde la cultura alcanzaba su máximo esplendor y asimismo la religiosidad.
  • Pablo tiene la oportunidad de presentar el evangelio en medio de la élite intelectual (epicúreos y estoicos) y religiosa, sorprende con la declaración que acabamos de leer.
  • En Atenas en esta época había multitud de templos consagrados a multitud de dioses. La existencia de un Dios de carácter “personal” sorprendió a los atenienses y nos sigue sorprendiendo hoy.
  • Cuando estaba en la universidad con GBU se impartía una conferencia llamada: “Todas las religiones son fundamentalmente iguales.” Con este título pretendíamos atraer a los que creen esto para demostrarles que el Dios que se revela a nosotros a través de la Biblia no se parece en nada a los dioses o profetas de las grandes religiones: Alá, Buda,…
  • Desde la antigüedad el hombre construye templos a mayor majestuosidad para allí acercarse a Dios.

a)      La Meca.

b)      El Vaticano.

c)       Domo de la Roca.

d)      Hinduismo: miles de lugares sagrados, incluso ríos.

  • Hoy en día todavía existen disputas por lugares considerados irrenunciables por las religiones, el caso más emblemático es Jerusalén.
  • También en el mundo evangélico vamos camino de ello: La catedral de cristal en California (historia de su construcción, importancia y reciente venta).
  • Alguien me enseñó que detrás de la construcción de las catedrales está una profunda idea teológica que no bíblica. Es tener la sensación de sobrecogimiento y reverencia cuando entramos a esos lugares haciéndonos ver que Dios está tan lejos de nosotros como está el techo del suelo.
  • Dios está interesado en la personas, no en los lugares, su anhelo ha sido siempre tener una relación personal con cada uno de nosotros (fue así desde el principio en el Edén).
  • No tenemos que ir a buscar a Dios a ningún sitio está cerca de nosotros y tan cerca que si le aceptamos morará en nuestro interior: Apocalipsis 3: 20.
  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Dios de personas no de lugares.

  • Hechos 7: 48- 50.
  • Estas palabras pronunciadas por Esteban provocaron la ira en los judíos que le escuchaban, muchos no entendían su fe sin el Templo (todavía no destruido).
  • En 1ª Reyes capítulo 6 tenemos el relato de cómo Salomón comenzó a construir el Templo en Jerusalén que había previsto David. Era un lugar grandioso en dimensiones y en la calidad de su construcción y acabados.
  • 1ª Reyes 6: 11- 13. En estas palabras vemos que el pacto de Dios con Israel no se fundamenta en el lugar en sí sino en la obediencia del pueblo a los mandamientos de Dios.
  • Dios nunca buscó del hombre ni templos ni sacrificios: Oseas 6: 6.
  • Los hombres siempre nos hemos sentido más cómodos yendo a un lugar y siguiendo unos rituales que buscando a Dios en integridad desde la sinceridad del corazón. Pero es esto lo que Dios busca y no lo otro.
  • Éxodo 3: 6. Dios se revela a Moisés como el Dios que se  había revelado a personas y había tenido una relación con ellos: Abraham, Isaac y Jacob. A esta frase se añade en numerosas ocasiones de Israel pero nunca se refiere a lugares concretos.
  • Isaías 66: 1- 2. Dios no se fija en los lugares sino en la actitud de los que se acercan a Él.
  • Es sorprendente la cantidad de veces que seguimos enseñando sobre la forma y las partes del templo haciendo alegorías de todo ello (altar, lavacro, atrio, lugar santo y lugar santísimo) siendo esto interesante, debemos enseñar algo más sencillo que es la forma de acercarse a Dios a través de Cristo.
  • Juan 2: 19. Estas palabras de Jesús señalando quién era el verdadero templo (el camino por el cual nos acercamos a Dios), dichas desde el desencanto por haber visto en qué se había convertido el templo, nos muestran el verdadero significado del mismo. Símbolo de la muerte y sacrificio de Cristo.
  • La iglesia primitiva entendió esto, se siguieron reuniendo en el mismo templo en que lo hacían antes y sino en las mismas casas (no hacía falta más). Con el paso del tiempo también hemos caído en darle más importancia a los lugares que a lo que de verdad debemos hacer.
  • Muchos hoy en día siguen llamando “templos” a los locales de reunión e incluso “altares” a las plataformas desde las que se predica el evangelio.
  • ¿Creemos necesario ir a algún lugar a encontrarnos con Dios o entendemos lo cerca y accesible que está a nosotros?

2.2. Dios está cercano a nosotros.

  • 1ª Corintios 3: 16- 17.
  • En estos vs. Pablo está enseñando a los Corintios sobre su responsabilidad cuando su comportamiento no es digno de un seguidor de Cristo: había contiendas y divisiones en la iglesia.
  • La verdad central es que Dios mora en nuestro ser, dentro nuestra. Gracias al sacrificio de Cristo, Dios dejó de estar fuera de nosotros para morar en nosotros. Esto es lo más grandioso que podemos experimentar y vivir.
  • La separación que el pecado había levantado, Cristo la derribó al morir en la cruz.
  • El propósito de Dios es tener una relación personal con cada uno de nosotros. Nos debemos acercar a Él sin imposturas ni formalismos. Sabiendo que su conocimiento sobre nosotros es completo y aún así nos ama, se ocupa de nosotros.
  • Jesús, Dios hecho hombre, vivió todo lo que nosotros podamos vivir y eso nos acerca profundamente a Dios.
  • Desde nuestro interior a través de su ES nos ayuda continuamente y nos enseña aquello que nos falta: Juan 14: 16- 18.
  • Disfrutemos plenamente de este privilegio y si no lo estás disfrutando hoy es el día en que puedes acercarte a Dios.

2.3. Responsabilidad de ser “templos”.

  • 1ª Pedro 1: 15.
  • Como “templos” que somos debemos llevar una vida digna de esa responsabilidad, consagrada a Dios.
  • 1ª Pedro 1: 22.
  • Dios demanda nuestra obediencia a su Palabra como norma fundamental de nuestra vida.
  1. 3.       Conclusión.
  • Dios no está en un lugar al que hemos de ir ni lejos que no podamos alcanzar.
  • Quiere habitar en nuestros corazones y tener una relación estrecha con nosotros.
  • Nos ha escogido para ser el lugar donde habita y hemos de ser dignos de esa responsabilidad.
  • A Dios le importan las personas, no los lugares ni los eventos. Por lo tanto pongamos a las personas en el centro de nuestra vida y actuemos en consecuencia.
  • Hagamos de este iglesia una iglesia de personas: Gálatas 6: 2.
  • Oración.

 


Tags: Dios, personas, lugares, cercanía, templo, santidad, obediencia

Publicado por manuelsanchez @ 22:28  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios