viernes, 12 de octubre de 2012

“LA PASCUA.”

  1. 1.       Introducción:
  • Éxodo 12: 1- 15.
  • 1ª Corintios 5: 7.
  • En esta mañana veremos lo que significó la Pascua para el pueblo de Israel como culminación de una época de servidumbre en Egipto y el comienzo del retorno al lugar escogido por Dios para su pueblo.
  • Esa Pascua como hemos leído en Corintios para nosotros es el sacrificio de Cristo en la cruz. La primera es un tipo de la segunda y haya su significado completo con ella.
  • El pueblo de Israel se asentó en Egipto cuando toda la familia de Jacob se acogió al cuidado de José. Pero lo que durante mucho tiempo fue un remanso de paz y bienestar cambió con el tiempo: Éxodo 1: 8- 10 y Éxodo 1: 14.
  • La situación del pueblo de Israel en Egipto era de una angustia extrema.
  • Este pasado Jueves de forma bastante “casual” me topé en You Tube con una predicación de David Wilkersson de hace unos tres años que se titula: “Un llamado a la angustia.” Me impresionó profundamente este mensaje. No suelo escuchar muchos mensajes de Internet y básicamente algún artículo de vez en cuando y eso sí música de alabanza. Lo hago porque la mayoría de lo que circula se ve influido notablemente por las “modas” y no soy muy partidario de las mismas.
  • La idea central del mensaje es una palabra muy dura de exhortación a la iglesia, bastante contextualiza en EEUU. Habla de forma clara sobre la comodidad en la que se ha instalado la iglesia, pasando a ser más un entretenimiento más que un lugar donde se predica la palabra de Dios y se vive conforme a ella. Critica los mensajes suaves en vez de un llamamiento a sentir la “angustia” que Dios siente ante la situación actual en muchos aspectos.
  • Narra como todo lo que ha conseguido en sus 50 años de ministerio a partido de momentos de angustia extrema (origen de su iglesia en Nueva York, fundación de Teen Challenge o la Cruzada Juvenil).
  • Partiendo del texto de Nehemías y algunos de Daniel habla de que sólo los que sienten esa angustia después de una relación estrecha con Dios pueden ser usados por Él de una manera importante. Reta a la iglesia a salir de la comodidad para estar dispuesta a vivir en la “angustia” que Dios produce.
  • El pueblo de Israel en Egipto estaba en una situación de angustia y fue librada de ella por la mano poderosa de Dios.
  • Desde nuestra “angustia” debemos esperar la intervención de Dios para:

a)      Liberación

b)      Santificación

c)       Restauración

  1. 2.       Desarrollo:

2.1. Pascua para liberación.

  • 1ª Corintios 5: 7.
  • Dios escogió a Moisés para ir delante de Faraón a que permitiese salir al pueblo. Este se negó y Dios envió una serie de plagas sobre Egipto. Ninguna de las cuáles doblegó la voluntad de Faraón (algunas veces lo hizo momentáneamente pero luego cambió de opinión).
  • Después de la plaga de tinieblas Dios dice a Moisés (cap. 11) que enviará una última plaga: la muerte de los primogénitos.
  • En el capítulo 12 de Éxodo se establece la Pascua. El pueblo debía preparar una cena que consistía en un cordero (vs. 4 y 5), panes sin levadura y hierbas amargas (vs. 8). La sangre del cordero colocada sobre las puertas de las casas haría que cuando viniese la muerte sobre todos los primogénitos, la casa con la sangre no se vería afectada (vs. 13).
  • El cordero sacrificado sería el animal que moriría en el lugar del primogénito de cada casa.
  • El pan sin levadura se podía preparar rápidamente, sin esperar a que la masa leudase.
  • Las hierbas amargas eran una señal de la amargura que la esclavitud suponía para el pueblo.
  • Además debían celebrarla vestidos, dispuestos para partir (vs. 11).
  • El pueblo así lo hizo, fueron librados de la muerte y el Faraón les permitió salir de Egipto. Fue una fiesta que celebraron en fe y vieron el resultado prometido.
  • Desde entonces es una fiesta sagrada para los judíos siendo el principio de su año (Marzo- Abril, mes de Nisán).
  • En el texto de Corintios, Pablo nos enseña que Cristo fue nuestra Pascua.
  • Egipto es el pecado y cuando estamos esclavizados por él vivimos en una profunda amargura.
  • La fe en Cristo nos libera de esa esclavitud y nos da acceso a una nueva vida de comunión con Dios y a la vida eterna.
  • Romanos 6: 22- 23.
  • Da gracias a Dios por su liberación y sé libre si no has aceptado todavía esta libertad en Cristo.

2.2. Pascua para santificación.

  • 1ª Pedro 1: 15- 2: 3.
  • Dios escogió a su pueblo (Israel) para que le sirviese y fuese santo. Les dio mandamientos y normas que debían cumplir (Levítico).
  • Dios nos ha liberado para que vivamos una vida santa, sin mancha, digna de su liberación y el sacrificio que ha hecho por nosotros.
  • En el Retiro veíamos en Efesios que debemos vivir una vida cristiana saludable, que cumple los preceptos de Dios. Estamos llamados a examinar nuestra vida y corregir lo que sea necesario. Debemos llevar una vida que sea la expresión más clara de lo que creemos.
  • El texto de 1ª de Corintios 5 está escrito para corregir una conducta de inmoralidad que nunca debe darse en la iglesia.
  • Vs. 16. Estamos llamados a la “santidad”, una vida apartada obediente a Dios.
  • Vs. 17: Debemos vivir conscientes de que nuestra forma de conducirnos es importante para Dios.
  • Vs. 18 y 19: Dios nos ha rescatado del pecado no para seguir en el mismo estado sino para vivir desechándole de nuestra vida.
  • 2: 1. Debemos “desechar” (apothemenoi: quitarse la ropa, despojarse de lo que no le gusta a uno) lo que no agrada a Dios: malicia, engaño, hipocresía, envidia, etc…
  • 1ª Tesalonicenses 4: 1- 12.
  • No estamos hablando de una religión de obras sino habiendo recibido la salvación por gracia vivir de forma digna.
  • Hagamos examen en esta mañana y propósito de corrección si es necesario. No es un asunto que debemos menospreciar.

2.3. Pascua para restauración.

  • La sangre de Cristo al igual que la sangre del cordero pascual nos devuelve al estado original de Dios para nosotros.
  • El pueblo de Israel fue restaurado para volver a la tierra prometida, que Dios ya le había entregado.
  • La sangre de Cristo produce en nosotros una restauración total, restañando en nuestra vida el daño que el pecado ha producido en nosotros y en nuestro entorno.
  1. 3.       Conclusión.
  • La sangre de Cristo derramada por nosotros nos trae: liberación, santificación y restauración.
  • Vamos a celebrar la Santa Cena y pidamos esto al Señor. Desde nuestra angustia, Él se puede manifestar poderosamente.
  • Santa Cena y oración.

 


Tags: pascua, salida, liberación, santificación, restauración, Santa cena

Publicado por manuelsanchez @ 12:53  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios