Lunes, 01 de agosto de 2011

?EL CAMINO DE LA RENUNCIA.?

  1. 1.?????? Introducci?n:
  • Leer Lucas 14: 25- 35.
  • Jes?s nos muestra en el evangelio algunos momentos en los quesigui?ndole una gran multitud emplea palabras que aparentemente pueden sonarduras con el prop?sito (aparente) de ahuyentarles.
  • Muchas veces cuando vamos a la Palabra de Dios nos enredamos encuestiones que interpretamos de forma aleg?rica o nos perdemos en textos dedif?cil interpretaci?n cuyo contenido no somos capaces de definir. Frente aesto (aunque me gusta bucear en esos otros textos) vemos como las ense?anzas deJes?s son muy claras y contundentes y no hay que darles muchas vueltas sinosimplemente obedecerlas.
  • El list?n que coloca Jes?s para aquellos que quieren seguirle es alto:

a)????? Aborrecer a lafamilia (vs. 26) (Misei: odiar, desapegarse).

b)????? Aborrecer su propiavida (vs.26)

c)?????? Tomar su cruz yseguirle (vs.27)

  • La sociedad jud?a siempre se ha distinguido por la importancia de lafamilia. Es un valor muy positivo y por supuesto ratificado por Dios comocentro de la sociedad. Una sociedad donde las familias funcionan de verdad, hade funcionar necesariamente. El problema est? en poner las circunstancias ytareas familiares en contraposici?n a seguir a Cristo. La pregunta es: ?Esincompatible seguir a Cristo y tener una familia? No. Los mismos ap?stolestuvieron mujer e hijos y tambi?n se habla de que un ?obispo? de la iglesia debegobernar bien su familia. Este texto significa que seguir a Cristo suponerestar tiempo a la familia y se ha de estar dispuesto a esto.
  • Renunciar a nuestra vida supone estar dispuestos a renunciar anuestros intereses, deseos y llegados al extremo estar dispuestos a entregarnuestra vida por nuestra fe.
  • Tomar nuestra cruz y seguirle significa hacer lo mismo que aquellosque eran condenados por el Imperio Romano. Ten?an que llevar la cruz hasta ellugar donde iban a ser ejecutados como s?mbolo de sumisi?n al poder romano.Llevar nuestra cruz significa someternos completamente a Cristo (a lo expresadoen su palabra).
  • El texto sigue con una interpelaci?n directa a la multitud. Antes detomar una decisi?n hay que evaluar correctamente las consecuencias. Por nohaberlo hecho muchas familias y empresas se encuentran ahora en una situaci?nmuy dif?cil. Cristo les dice a los seguidores que pueden dejar de serlo para convertirseen disc?pulos pero eso supone dar un SALTO DE CALIDAD.
  • Lucas 14: 33. SEGUIR A CRISTO SUPONE ESTAR DISPUESTO A RENUNCIAR ATODO.
  • En el mundo actual la renuncia?no est? de moda. Hace tiempo si lo estaba, el modelo que yo tuve en casaera el de unos padres que estaban dispuestos a renunciar a muchas cosas paraque nosotros sus hijos pudi?semos tenerlas. Hoy en d?a muchos padres piensan ens? mismos y en sus derechos en vez de en los de sus hijos.
  • Hay una canci?n de rock de hace tiempo cuyo estribillo respondeperfectamente al sentir del mundo moderno: ?I want it all, I want it now.? Porsupuesto sin renunciar a nada.
  • La renuncia es una ley natural: ?El que algo quiere, algo le cuesta.?
  • Los deportistas de ?lite son un ejemplo de renuncia en aras de conseguirel sue?o de su vida: Escuela del padre de Jorge Lorenzo con ni?os que empiezana entrenar con menos de 3 a?os para lograr su sue?o alg?n d?a. Los ejemplos eneste sentido son muchos. Lo que ocurre es lo que vemos por la tele son solo lostriunfos y no el trabajo y esfuerzo que hay detr?s de todo eso.
  • En el mundo profesional ocurre lo mismo. Los grandes directivos einvestigadores nos muestran que para llevar una gran responsabilidad oconseguir un gran avance cient?fico hay que emplear muchas horas, quit?ndoselaspor supuesto a otras cosas.
  • Yo recuerdo que todos los libros cient?ficos que he le?do est?ndedicados a las respectivas familias porque para que el autor pudiese completarla obra ha tenido que renunciar a pasar tiempo con ellos.
  • ?Por qu? tenemos que renunciar? Una primera aproximaci?n podr?a ser,no tenemos ni tiempo ni recursos para hacerlo todo y hacerlo a la vez y tenemosque escoger en qu? vamos a emplear nuestro tiempo y nuestros recursos.
  • El Se?or nos lanza a nosotros la misma pregunta en esta ma?ana:?Estamos dispuestos a renunciar a todo por ser sus disc?pulos?
  • La respuesta a esta pregunta marca toda nuestra existencia presente yfutura (hasta la eternidad).
  • En esta ma?ana veremos los ejemplos de varias personas que respondieronunos afirmativamente y otros negativamente a este llamamiento:

a)????? Mateo 4: 18- 22.Respuesta positiva de los ap?stoles.

b)????? Mateo 8: 18- 22.Respuesta evasiva de algunos seguidores.

  1. 2.?????? Desarrollo:

2.1. Respuesta afirmativade los ap?stoles.

  • Leer Mateo 4: 18- 22.
  • 4: 18. Pedro y Andr?s eran pescadores. Viv?an junto al Mar de Galileay all? se dedicaban como la mayor?a de la poblaci?n a la pesca. Es una tareadura. Muy f?sico, levantarse muy pronto, luchar contra las inclemencias y deresultado incierto. En aquella ?poca no hab?a sonares y depend?a del ojo yhabilidad del pescador. Era su estilo de vida y aquello que estabanacostumbrados a hacer.
  • 4: 19. Jes?s les lanza un reto dejar de pescar peces para empezar apescar personas. Es decir, dejar de hacer aquellos que sab?an y para lo quehab?an sido ense?ados y preparados para emprender una nueva tarea de resultadoincierto.
  • El reto de ser un disc?pulo de Jes?s es ese. Dejar de hacer lo quesabemos de forma natural para emprender un camino de renuncia que suponeempezar a hacer muchas cosas que no sabemos y que nunca imagin?bamos quellegar?amos a hacer. ?C?mo te ves sirviendo al Se?or? Pero ?Sabes c?mo te ve elSe?or? Y la pregunta a?n m?s importante: ?Est?s dispuesto a emprender estecamino? Pasar de lo que sabemos hacer a lo que el Se?or quiere ense?arnos.
  • A m? personalmente, me cuesta enfrentarme a la gente y me gustaevadirme de los conflictos, pero el Se?or me est? ense?ando a enfrentarme aestas situaciones porque es algo necesario para la correcta edificaci?n de laIglesia.
  • 4: 20. Andr?s y Pedro no se lo pensaron mucho. Sin duda habr?an o?dohablar de Jes?s con anterioridad, posiblemente le hab?an escuchado y para ellosera un privilegio seguirle al ser invitados personalmente por Jes?s a hacerlo.
  • Estimaron en mayor medida el privilegio y la oportunidad que losproblemas que iban a ser muchos y grandes, tambi?n la recompensa lo ser?a.
  • 4: 21. Jacobo y Juan eran compa?eros de profesi?n de Pedro y Andr?s.Ellos se encontraban haciendo algo habitual tambi?n en los pescadores: repararsus redes. Se a?ade un detalle y es que estaban con su padre. A ellos tambi?nlos llam? Jes?s.
  • 4: 22. Su respuesta fue de la misma forma, inmediata. Estimaron de lamisma forma lo que Jes?s les estaba ofreciendo.
  • ?Qu? dejaron ellos? Su trabajo, aquello que sab?an hacer e incluso asu padre. La situaci?n podr?a ser complicada. Un padre que ha ense?ado unaprofesi?n a sus hijos y que estar?a feliz vi?ndoles trabajar juntos y con ?l(el sue?o de muchos padres), seguramente era el plan de vida que todossupon?an. Dos hijos trabajando en el negocio junto a su padre.
  • Estuvieron dispuestos a cambiar su plan vital, renunciaron a ello porseguir a Cristo y tambi?n superaron los conflictos familiares que supuestamentese generaron. A veces seguir a Cristo supone lidiar con la incomprensi?n de losque nos rodean.
  • Hay otro detalle muy importante, Dios les llam? mientras estabanhaciendo algo: remendar las redes. No estaban parados orando en el templo niretirados en alg?n lugar ayunando (es muy importante que hagamos esto). Diosnos llama mientras estamos haciendo otras cosas y hemos de dejar a un lado loque tenemos entre manos para hacer lo que ?l quiere.
  • ?Es nuestra respuesta a Jes?s tan inmediata y afirmativa como la suya?

2.2. ?Respuesta evasiva.

  • Mateo 8: 18- 22.?
  • En este texto, donde curiosamente coinciden los vers?culos, se nosmuestra el ejemplo contrario, los que se van por las ramas y presentan excusaspara no seguir a Cristo.
  • 8: 19. Una frase como esta, tan grandilocuente, nos es f?cilpronunciarla. Demasiadas veces tomamos compromisos a la ligera sin pensar enlas implicaciones de lo que estamos hablando.
  • 8: 20. Jes?s que conoc?a las intenciones verdaderas del escriba, leresponde que seguir a Jes?s est? alejado de la estabilidad material. Sin duda estarespuesta se debe, a que Jes?s sab?a que el escriba quer?a seguirle porque ve?aque ten?a mucho ?xito y con ?l la vida le iba a ir bien.
  • Nada se nos dice de la respuesta del escriba, pero el silencio es muyelocuente. Se debi? echar atr?s.
  • ?8: 21. Aqu? tenemos otrarespuesta al llamamiento de Jes?s (est? impl?cito, aunque el mismo no apareceen el texto).
  • 8: 21. No parece probable que se estuviese refiriendo a entierrof?sico de su padre sino m?s bien esperar a que su padre falleciese paraentonces hacerse cargo de la situaci?n familiar. Bien pudiera ser elprimog?nito para hacerse cargo de una herencia. Posiblemente tampoco estabadispuesto a enfrentar la desaprobaci?n familiar al irse siguiendo a Jes?s.
  • 8: 22. Lo que est? claro por la respuesta de Jes?s es que se tratabade una excusa para no seguirle en ese preciso instante.
  • ?Estamos tan anclados a lo que tenemos o esperamos tener que noestamos dispuestos a seguir a Jes?s con todas las consecuencias aqu? y ahora?
  1. 3.?????? Conclusi?n:
  • Filipenses 3: 7.
  • El llamamiento a ser disc?pulos de Jes?s es para todos? la respuesta tambi?n, ante esta hemos deposicionarnos con claridad.
  • O estamos dispuestos a renunciar a todo y somos disc?pulos o no loestamos somos otra cosa.
  • Muchas veces entendemos el servicio cristiano como una actividad m?sque a?adimos a nuestra agenda, no se trata de eso, sino de poner a Cristo y sumisi?n en primer lugar en nuestras vidas.
  • ?Qu? eres t??
  • ?Est?s dispuesto a renunciar a todo por seguir a Cristo?
  • Hay que aclarar que es seguirle a ?l y a su palabra y a lo que seexpresa en ella con claridad, no a las ideas o estrategias de ning?n hombre.
  • La recompensa por dejar cosas por Cristo es incre?ble: Mateo 19: 28-30.
  • Oraci?n.

Tags: renuncia, discipulado

Publicado por manuelsanchez @ 21:57  | Predicaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios