S?bado, 20 de febrero de 2010

 

Introducción.

 

-         No podemos vivir sin fe.

-         Todas las certezas de la vida, hasta las que nos parecen más racionales son producto de la creencia.

-         Nos levantamos creyendo que ese día será uno más, que volveremos a ver a nuestros hijos, que no nos descubrirán una enfermedad terminal, que nuestra casa no será arrasada por unas inundaciones, un terremoto o un desprendimiento de tierra.

-         El hombre no puede vivir sin confiar. Y eso es la fe, confianza.

-         Confiamos en nuestra mujer, hijos, amigos. La mayoría de las veces, sin saber si esa confianza será traicionada.

-         Hay gente que tiene fe en imágenes, ídolos, religiones, en gobiernos, en músicos.

-         El hombre es capaz de creer en cualquier cosa, incluso en que no cree nada.

-         Por eso, la fe en si misma tiene el mismo efecto sobre nosotros, como el de un espejismo en el desierto.

-         Podemos vivir en supuesta fe, pero simplemente beber la arena del espejismo, incluso degustándola como si fuera agua fresca.

-         La fe necesita de otro componente para ser eficaz en nuestra vida.

-         Es como si la fe, sin ese componente fuera una simple fantasía irracional.

-         La fe necesita de la oración.

-         La fórmula magistral que solucionará nuestro problema, nuestra ansiedad, nuestra enfermedad y la oración de fe.

-         ¿Qué es la oración de fe?

  1. 1.     La oración de fe.

-         Podría parecernos que todas las oraciones son de fe.  Si no, para qué orar.

-         Supuestamente cuando oramos estamos reconociendo que no podemos solucionar un problema y pidiendo ayuda a un ser superior, pero eso no es oración de fe.

-         Los desayunos de los congresistas y senadores de Washington son de este estilo de plegaria humana, con falta de fe. Una oración ambigua a un Dios ambiguo.

-         Es como si pidiéramos por correo electrónico algo a alguien que desconocemos. Lanzáramos ese correo al aire o al mar dentro de una botella, confiando que alguien lo abrirá y lo leerá.

-         La oración de fe en cambio es una carta dirigida con dirección y remitente, certificada. Podríamos decir que un burofax.

-         Esa clase de fe por medio de la oración hace Dios se comprometa con nosotros.

-         No una idea de Dios, un ser abstracto o formado en imágenes. Dios mismo, el creador del universo.

-         Si lográramos expulsar del corazón la incredulidad y la duda, sin duda lo que pedimos a Dios lo recibiremos.

-         Jesús mismo nos lo prometió en Marcos 11:24:

-         Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas”

-         Son palabras increíbles, como son increíbles son difíciles de creer.

-         Me imagino la cara de un niño en una inmensa tienda de juguetes y a su padre diciendo: Cualquier cosa que pidas será tuya.

-         Pero Jesús no está hablando aquí de caprichos, si no de fe.

-         Para hacernos dudar, Jesus promete que cualquiera que diga a una montaña que sea arrojada al mal esta lo hará.

-         ¿Qué?

-         Jesús no quería cambiar la orografía del mundo, pero si nuestra manera de pensar.

-         Lo que nos estaba diciendo era que la oración de fe era capaz de cambiar las circunstancias por difíciles e imposibles que nos parecieran.

-         El oficio de Dios es cambiar lo imposible.

-         Pero hay una cosa en estos versículos aún más increíble: Creed que ya las habéis recibido y os serán concedido.

-         La oración de fe es por tanto la que se apropia de la respuesta antes de verla.

-         Nos gustaría que el principio fuera otro. Oramos, Dios contesta y nosotros confiamos en él, pero no la oración de fe es Oramos, creemos que Dios lo va hacer y Dios contesta.

-         Esa certeza sólo puede darla Dios. Pero para eso nuestra fe debe crecer, hasta el punto de que creamos a Dios y no sólo creamos en Dios.

-         ¿Cómo crece nuestra fe?

  1. 2.     Una fe que crece.

-         Algunos han tomado la fe como el vehículo que nos lleva a la salvación.

-         Es como si Dios hubiera construido el Ferrari más espectacular del mundo y nosotros simplemente lo usáramos una vez en toda nuestra vida. Desde el concesionario a casa, lo cubriéramos con una lona y lo guardáramos en un garaje.

-         La fe hay que cuidarla y conservarla, que si la uso se me va desgastar o algo peor, imagina que le pido algo a Dios y no lo hace.

-         Pero la fe no es la mera creencia, ya lo hemos dicho, es un carácter.

-         El carácter cristiano.

-         Cuando Jesús oró por Pedro antes que le negara tres veces. No oró para que Dios le protegiera, para que no tuviera temor o le librara de la situación dijo:

-         Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como al trigo, pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falle Lucas 22:31-32.

-         La fe era lo más importante a proteger, porque una fe dañada los fundamentos de la vida espiritual se hunden.

-         Por es la fe en un carácter, un estilo de vida.

-         Por eso es la base según la segunda epístola de Pedro para sustentar toda la vida cristiana. Añadir a vuestra fe, virtud y a la virtud, conocimiento. 1: 5,6.

-         Pero, ¿cuál es el alimento principal de nuestra fe?, ¿cómo podemos hacer que crezca?

-         Por medio de la oración y se centra en la capacidad de Dios para hacer las cosas.

-         Jesús mismo le preguntó a los leprosos en Mateo 9: 28-29: ¿Creéis que puedo hacer esto?

-         Es increíble, pero la acción de Dios se limita a nuestra fe.

-         El hombre ciego fue sanado cuando creyó a Jesús y se lavó los ojos en el estanque, el enfermo que llevaban en una camilla, por la fe de sus amigos, la mujer sirio fenicia, por creer que Jesús podía sanarla si era su voluntad.

-         La Biblia nos dice, que Jesús no pudo hacer muchas cosas en su tierra a causa de la incredulidad de ellos.

-         Por tanto la fe por medio de la oración es el motor que pone a Dios en marcha.

-         A veces la respuesta puede demorarse, como en el caso de Lázaro. Jesús quería que Lázaro y sus hermanas pasaran de una fe pequeña a una fe total.

-         En Juan 14: 12-14 Jesús pone el listón de nuestra fe en lo más alto.

-         Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago; y hará otras todavía más grandes, porque yo voy a donde está el Padre. 13 Y todo lo que ustedes pidan en mi nombre, yo lo haré, para que por el Hijo se muestre la gloria del Padre. 14 Yo haré cualquier cosa que en mi nombre ustedes me pidan.

-         Esta es la respuesta ante la incredulidad de Felipe.

-         ¿Cómo podemos vivir por fe y orar en fe?

  1. 3.     Vivir por fe.

-         Algunos creen que vivir por fe es vivir sin responsabilidades.

-         Vivir sin orden, sin planificar, esperando que caiga algún maná del cielo.

-         Otros viven como si la fe no fuera necesaria, en la eterna duda de que Dios pueda cambiar su opinión por una simple oración.

-         Pero la fe no es una creencia abstracta en la Palabra de Dios.

-         No es una simple creencia mental

-         No es un mero asentamiento de la voluntad humana.

-         La fe es una operación de Dios.

-         Es una iluminación divina

-         Es una energía santa implantada por la Palabra de Dios y el Espíritu Santo.

-         La naturaleza de la fe está en lo que hace y no en como la definamos.

-         Los héroes de la fe descritos en Hebreos 11 no son definidos por una fe teórica, si no por una fe que les llevó a obrar.

-         Los héroes lo fueron por las proezas que hicieron por medio de su fe.

-         Por eso la fe siempre se arriesga.

-         Según el autor de Hebreos aquellos hombres fueron aprobados por su fe.

-         No podemos escondernos detrás de una falsa prudencia, de una gran modestia, de unas obras meramente humanas.

-         Hoy las iglesias aprueban a los cristianos que hacen buenas aportaciones financieras, o a los que tienen talentos o dones espectaculares, pero pocos son aprobados por su gran fe en Dios.

-         La duda y el temor arruinan la fe, como le sucedió a Pedro cuando anduvo sobre las aguas. Pero si quieres experimentar que es caminar sobre el mar, tienes que salir de la barca.

-         ¿Cuál es tu barca? ¿Cuál es tu seguridad?

-         Tu trabajo, tu conocimiento, tu familia, tu país, tu Iglesia.

-         Andar por fe siempre implica salir de lo seguro y caminar sobre lo imposible.

-         Hay dos tipos de cristianos, lo que se quedan en la barca y observan, los que salen y caminan sobre el mar.

-         ¿De qué tipo quieres ser tú?

-         La fe abre el camino antes de que se produzca la oración.

-         De nada sirve orar sin fe, la  fe hace que la oración sea fuerte, porque deja de centrarse en lo que yo puedo y lo hace en lo que el puede.

-         Vivimos con fe cuando vivimos confiados en Dios.

-         ¿Cómo podemos vivir por fe?

Conclusión.

-         La fe no es incompatible con la razón, pero la fe cree con el corazón y no con la cabeza.

-         Por eso Jesús nos dice que pidamos como si ya lo hubiéramos recibido. Confiadamente.

-         ¿Confías en Dios, tienes fe en Dios, crees que el puede cambiar tus circunstancias?


Tags: iglesia evangélica, madrid, oracion fe

Comentarios

Gracias... por hacerme entender mas de lo que se trata la creencia en Dios.

Publicado por Invitado
Lunes, 09 de julio de 2012 | 22:26